miércoles, 9 de mayo de 2018

GR-225 La Fuga de Ezkaba ( Del Fuerte de Ezkaba a Saigos/Saigots )

Despuntando sobre los tejados de la capital navarra, el monte Ezkaba ( 895 m ) y su alargado “ lomo “ se extiende en direción NW-SE perdiendo paulatinamente altura desde su punto más elevado, la cima de Ezkaba ( 895 m ), hasta morir, en las inmediaciones de la ermita de la Trinidad ( 433 m ), a orillas del río Ulzama, cuyo cauce lo separa de Miravalles ( 598 m ).
Considerado como “ el monte de los pamploneses “, bajo su vertiente meridional se extiende la ciudad de Pamplona aunque en sus faldas, más cercanos si cabe, quedan enclavados otros municipios de “ menor “ entidad como Ansoáin/Antsoain, Berriozar o Villaba/Atarrabia.
Bajo la vertiente occidental destaca el municipio de Berrioplano, municipio compuesto por los concejos de Aizoáin, Anézcar, Artica, Ballariáin, Berrioplano ( capital administrativa ), Berriosuso, Elcarte, Larragueta, Loza y Oteiza de Berrioplano.
La vertiente septentrional es la menos poblada y por lo tanto la menos frecuentada, lo cual, desde mi modesto punto de vista, la hace más “ apetecible “ para nuestras salidas de montaña. Bajo dicha vertiente se extiende el Valle de Ezcabarte, compuesto por los concejos de: Arre, Azoz, Cildoz, Eusa, Maquirriáin, Oricáin, Orrio y Sorauren, además de los lugares de Aderiz, Anoz, Ezcaba y Garrués.
El topónimo Ezkaba además de dar nombre a este monte, coincide con el de un pequeño núcleo de población en el que apenas habitan unas pocas personas y que aparece enclavado bajo su vertiente septentrional. De la misma manera este topónimo ha dado lugar a la denominación con la que se conoce al Valle asentado también bajo su vertiente septentrional, Ezcabarte.
Además de cómo Ezkaba, esta montaña es conocida habitualmente como San Cristóbal, topónimo más popular que tiene su origen en la antigua ermita que estuvo enclavada en su cima desde el siglo XIII.
Cabe reseñar que, en la actualidad, la cima del monte Ezkaba ( 895 m ) esta “ ocupada “ por una fortaleza militar, aquella cuya construcción se inició en el año 1878 y que fue bautizada como el Fuerte de Alfonso XII, más conocido popularmente como Fuerte de San Cristóbal, recinto en el que tuvo lugar uno de los episodios más tristes de nuestro pasado más reciente. Aquel en el que un numeroso grupo de presos que en aquella época ocupaba el entonces penal, el Domingo 22 de Mayo de 1938 inicia una espectacular fuga.

La Fuga de Ezkaba

Corría la tarde del Domingo 22 de Mayo de 1938 en el fuerte Alfonso XII, más conocido como Fuerte de San Cristóbal, presidio político y símbolo de la represión franquista, cuando un numeroso grupo de presos intenta una de las fugas más espectaculares de la historia.
La fuga de Ezkaba tristemente pasará a ser una de las más destacadas en la historia de las evasiones, tanto por el número de fugados como por sus consecuencias.
Por aquella época había 2487 personas detenidas, en su mayoría dirigentes políticos y sindicales, además de militantes revolucionarios y republicanos. Estos sufrían maltratos, vejaciones, palizas y hambre extrema, habiendo constancia de la muerte por esas condiciones de 305 presos, contabilizadas entre el 1 de Enero de 1937 y el 6 de Julio de 1945, fecha de cierre de este penal.
La fuga fue preparada por unos 30 presos que utilizaron la lengua esperanto para poder comunicarse entre ellos sin ser entendidos por los demás. La huida se inició a la hora de la cena, momento en el que había más dispersión de los guardianes. En distintos grupos fueron desarmando a varios de ellos y tras coger su armamento se dirigieron a donde estaba cenando la compañía de soldados de guardia. Uno de estos soldados opuso resistencia y murió como consecuencia del golpe con una barra. Posteriormente se rindieron los soldados de las garitas y en aproximadamente media hora el fuerte fue tomado por los reclusos, momento que fue aprovechado para escapar de las instalaciones de la prisión.
Un soldado que volvía de Pamplona tras percatarse de lo que estaba ocurriendo bajo a la ciudad a dar la voz de alarma. Además, un preso, el falangista Angel Alcázar de Velasco ( 1909-2001 ) también corrió monte abajo para avisar de la fuga.
Cuando los camiones de los militares con reflectores se acercaron hacia el fuerte, algunos de los presos desistieron en su fuga, de tal forma que fueron contabilizados 1692 presos a las 3´30 horas de la madrugada. Se fugaron, por lo tanto, 795 de los reclusos que iban mal vestidos y mal calzados, desnutridos, con escasos fusiles y en “ desbandada “, sin organizar un plan de huida. Se inició inmediatamente “ la caza “ de los mismos, que sin resistencia fueron abatidos o detenidos. Consta que el mismo día 23 se detuvo a 259 evadidos y para el día 24 eran ya 445. El último fue capturado el 14 de Agosto, tres meses después, siendo apodado “ Tarzán “ por aguantar tanto tiempo sólo en el monte.
De los 795 fugados fueron detenidos 585, pasando sólo tres de ellos la frontera francesa. Se identificaron 187 cadáveres, a los que hay que añadir 20 muertos más sin identificar. Esto da, según la contabilidad del fuerte, cuatro más, que pudieran ser huidos de la represión en la retaguardia, encontrados tras las pesquisas desarrolladas para capturar a los fugados del fuerte. Aunque la mayor parte falleció en Ezcabarte, que es la cara norte del monte Ezkaba ( 895 m ), en Olaibar y Baztán, la mayoría está registrada en Ansoain, en la falda sur del monte. De los capturados, 17 fueron sometidos a juicio acusados de ser los cabecillas, uno fue internado en el “ manicomio “ de Pamplona y 14 de ellos fueron condenados a muerte, siendo fusilados en la Vuelta del Castillo, detrás de la Ciudadela, el 8 de Septiembre de ese mismo año.
En las posteriores diligencias aparece el delator falangista Angel Alcázar de Velasco ( 1909-2001 ) que vio reducida su pena. Con la reducción de penas también se vieron beneficiados otros 60 internos por colaborar. El director del fuerte, Alfonso de rojas, fue destituido de su cargo luego del hecho.
El total de muertos como consecuencia de la fuga ascendió a 206 personas.

      *Fuente: Wikipedia

Historia

La ermita erigida en honor a San Cristóbal, patrón de los viajeros, es la primera construcción documentada en la cima de Ezkaba o San Cristóbal ( 895 m ) ya desde el siglo XIII. Según parece, su origen responde a la preocupación por proteger caminos y caminantes que llegaban a Pamplona. A esta ermita se le atribuían cualidades curativas contra las cefalalgias, lo cual incentivó la peregrinación de numerosos devotos hasta el siglo XVI. Fue utilizada como lazareto para los enfermos de la epidemia de Peste que asoló Navarra en el año 1599. Estuvo en pie hasta finales del siglo XIX, en el que la construcción del Fuerte de Alfonso XII implicó su destrucción.
Desde antiguo, la posición estratégica de esta cumbre implicó además la presencia de construcciones militares destinadas a controlar los accesos a la Cuenca de Pamplona. Al igual que ocurrió con el monte, estas construcciones acabaron por tomar como nombre propio el del santo titular de la ermita. La más antigua testimoniada es el Castillo de San Cristóbal que fue arrasado el año 1276 por el señor de Beaujeu  tras destruir la ciudad vieja de Pamplona en la Guerra de la Navarrería.
A este castillo sucedieron otras torres de vigilancia y establecimientos militares hasta que a finales del siglo XIX la Tercera Guerra Carlista puso de manifiesto que las murallas de Pamplona habían quedado obsoletas por el desarrollo de la artillería. Por este motivo, en el año 1878 se inició la construcción del Fuerte de Alfonso XII, más conocido como Fuerte de San Cristóbal. El Fuerte, que nada más terminado quedó obsoleto militarmente por el desarrollo de la aviación, fue convertido en penal a raíz de la Revolución de Asturias de 1934 y estuvo destinado a este fin hasta el año 1945. Como presidio político viviría los capítulos más tristes durante la Guerra civil Española ( 1936-1939 ), siendo uno de los símbolos de la represión franquista. En este se produciría la que se considera una de las fugas más espectaculares de la historia, la de 795 presos que intentaron escapar aquel 22 de Mayo de 1938 y que fueron abatidos o capturados en su mayor parte. Tras su cierre como cárcel, cumplió diversos fines militares hasta el año 1991, en que quedó definitivamente abandonado.
Desde la Edad Media y hasta bien entrado el siglo XX, en las laderas del monte se han explotado además varias canteras de piedra, fundamentalmente en el extremo sureste, próximo al barrio pamplonés de Ezcaba. De ellas se extrajeron los materiales de construcción de algunos de los edificios más importantes de la capital navarra, tales como el Palacio de Navarra y el edificio histórico del Archivo Real y General de Navarra.

     *Fuente: Wikipedia

Presente y Futuro

Son muchos los pamploneses y vecinos de la Cuenca que siguen accediendo a este monte para su recreo y esparcimiento. Son numerosos los recorridos posibles a través de un buen número de senderos señalizados que permiten transitar la montaña en toda su extensión. Sin embargo, ninguno de los proyectos planteados desde el año 1998 para su conversión en Área Natural Recreativa se ha llevado a cabo. A esto se suman los daños provocados por los incendios que las maniobras militares han causado en sus laderas en los últimos años y el estado de completo abandono del Fuerte. Por todo ello, cada Otoño, la S.C.D.R Anaitasuna de Pamplona organiza la Marcha Popular a San Cristóbal como forma de reivindicar el uso y disfrute de un espacio natural tan cercano a la ciudad, con un paseo sencillo para amantes del senderismo y la montaña.
En el año 2007, ante la parálisis de la situación y la pasividad de las instituciones, el Ayuntamiento de Berrioplano decidió tomar la iniciativa e iniciar conversaciones con el Ministerio de Defensa, titular del Fuerte, de cara a una posible cesión del mismo. Con este fin se constituyó un Foro de reflexión sobre los posibles usos del Fuerte y aunque esta iniciativa quedó paralizada, consiguió suscitar el interés de los ayuntamientos e instituciones locales por el estado del monte y del Fuerte.
En 2009 la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona proyecta la conversión de la montaña en un gran parque comarcal, el segundo de la capital tras el Parque Fluvial del río Arga. Para ello se están elaborando diversos estudios, entre los que ha llamado la atención el análisis de viabilidad de un nuevo acceso a la cumbre a través de Funicular o teleférico.

     *Fuente: Wikipedia

Objetivo de innumerables “ deportistas “, Ezkaba o San Cristóbal ( 895 m ) recibe la visita de infinidad de personas que, tomando como punto de partida cualquiera de las localidades asentadas en sus inmediaciones, bien a pie, como excursión montañera o paseo, en bici o el cada vez más “ de moda “ trail running, buscan “ coronar “ su cima, un “ clásico “ entre los montes de la Cuenca de Pamplona y una de las cumbres más emblemáticas de nuestra tierra, Navarra.

Recientemente se ha balizado la “ posible “ ruta utilizada por los tres únicos fugados ( se especula que pudiera haber un cuarto fugado ) que lograron alcanzar territorio galo, la “ tierra prometida “ a la que si conseguían llegar les “ obsequiaba “ con la libertad.
Sin pretender “ recrear “ la ruta exacta, tarea prácticamente “ imposible “ teniendo en cuenta que los fugados desconocían el terreno en el que se movían y además debiendo suponer que la mayor parte de sus movimientos los harían amparados por la oscuridad de la noche, este itinerario ha buscado los caminos próximos a los lugares en los que se han encontrado los cuerpos de aquellos que no lograron su objetivo. 
La ruta ha sido bautizada como  “ GR-225 o La Fuga de Ezkaba “ y con un trazado aproximado de 54 kilómetros enlaza el Fuerte de Alfonso XII, más conocido popularmente como Fuerte de San Cristóbal, con la localidad de Urepel ( 414 m ), enclavada al otro lado de la frontera en territorio “ bajonavarro “.
La ruta se ha dividido en cuatro etapas en las que, si exceptuamos el punto de inicio de la primera etapa, el Fuerte de Ezkaba, en todos los comienzos y finales de etapa, o en sus inmediaciones, encontraremos lugares en los que “ reponer fuerzas “ y si fuera necesario, alojarnos. Las etapas son:

   * Primera etapa: Fuerte de Ezkaba-Olave/Olabe  ( 14 kilómetros aproximadamente )
   * Segunda etapa: Olave/Olabe-Saigos/Saigots ( 14 kilómetros aproximadamente )
   * Tercera etapa: Saigos/Saigots-Sorogain ( 16 kilómetros aproximadamente )
   * Cuarta etapa: Sorogain-Urepel ( 10 kilómetros aproximadamente )

Desde mi modesto punto de vista creo que las diferentes etapas, con su distancia y desnivel acumulado, son aptas para cualquier persona mínimamente acostumbrada a caminar por el monte. Sin dificultad reseñable, el trazado de las etapas discurre en su mayor parte por amplias y marcadas pistas así como por nítidos senderos que a día de hoy aparecen “ escrupulosamente “ balizados.

Aunque, sin lugar a dudas, recomiendo realizar la ruta en las cuatro etapas anteriormente citadas, un servidor no predica con el ejemplo y decido hacerlo en dos jornadas, es decir, recorreremos dos etapas en cada una de ellas.
Esta que paso a reseñar será la primera de las dos jornadas en las que dividiremos eta senda GR-225 o Fuga de Ezkaba y en ella partiremos del Fuerte de Alfonso XII, sito en la cima del monte Ezkaba ( 895 m ), para terminar en Saigos/Saigots ( 554 m ).

Itinerario

La ruta GR-225 o Fuga de Ezkaba se ha dividido  “ oficialmente “ en cuatro etapas:

   * Primera etapa: Fuerte de Ezkaba-Olave/Olabe  ( 14 kilómetros aproximadamente )
   * Segunda etapa: Olave/Olabe-Saigos/Saigots ( 14 kilómetros aproximadamente )
   * Tercera etapa: Saigos/Saigots-Sorogain ( 16 kilómetros aproximadamente )
   * Cuarta etapa: Sorogain-Urepel ( 10 kilómetros aproximadamente )

Ya que las etapas no son excesivamente largas y el desnivel a salvar es bastante asequible decido realizar la ruta en dos jornadas. Esta es la primera de ellas.

Como este itinerario da comienzo en la cima del monte Ezkaba ( 895 m ), cumbre hasta la que accede un carretil asfaltado desde la localidad de Artica ( 450 m ), lo más “ lógico “ sería alcanzar el lugar con nuestro vehículo. Pero como no queremos dejarlo todo el día allí arriba y a nuestro regreso tener que subir a por este, decidimos estacionarlo en la pequeña localidad de Garrués ( 610 m ), localidad perteneciente al Valle de Ezcabarte que queda enclavada bajo la vertiente septentrional del monte Ezkaba ( 895 m ), siendo además el acceso más corto y rápido de entre los que buscan su cumbre.
Nuestra ruta y el track correspondiente comienzan, como digo, en la cima del monte Ezkaba ( 895 m ), por lo que esta “ corta “ ascensión desde Garrués ( 610 m ) no aparece en el mismo. Tan solamente buscamos un acceso “ cómodo “ que además nos va a servir como “ calentamiento “ para desentumecer nuestras piernas y terminar de “ despertarnos “ en una fresca mañana primaveral. 
Iniciamos la ruta en la puerta de entrada al Fuerte de Alfonso XII, más conocido como Fuerte de San Cristóbal, para desde aquí alcanzar el buzón montañero que señaliza la “ cima alternativa “ del monte Ezkaba ( 895 m ) ya que el punto más elevado queda enclavado en el interior del fuerte y al que, por lo tanto, no podremos acceder.
Una marcada senda discurre junto a los fosos que defienden el fuerte y junto a estos buscaremos el poste indicador que, situado en la vertiente NW. del citado reducto defensivo, señaliza el sendero balizado como GR-225 o Fuga de Ezkaba que posteriormente desemboca en un más marcado y amplio camino.
Seguimos en todo momento las balizas rojiblancas de la senda GR-225 en dirección a Garrués ( 610 m ), localidad que alcanzaremos tras rápido descenso. Antes de la última casa de esta pequeña localidad nos desviaremos por la izquierda ( N ) en dirección a Orrio ( 530 m ), población también perteneciente al Valle de Ezcabarte en la que desembocaremos tras corto discurrir entre campos.
Desde la parte alta de Orrio ( 530 m ) tomaremos el Camino de Eleki para posteriormente alcanzar el Camino de Asketa, el cual termina desembocando en el Camino de Sorauren. Este coincide en un tramo con el Camino de Santiago Baztanés, el cual recorreremos en sentido puesto al “ natural “ para alcanzar Olaiz ( 524 m ), pequeña localidad perteneciente al Valle de Oláibar. Un corto descenso nos deja en Olave/Olabe ( 472 m ), población también perteneciente al mismo Valle.
Desde la parte alta de la localidad tomaremos el “ recuperado “ Camino de Lurzei, el cual, tras dejar a su paso el desvío al monte Aliseto ( 921 m ), desemboca en la alargada loma que sirve de límite “ natural “ entre los Valles de Olaibar y Esteribar. Este tramo que teóricamente nos debería ofrecer un “ cómodo “ caminar, debido a las últimas lluvias aparece profusamente embarrado, resultando para nosotros un aunténtico “ calvario “.
Nuestro “ sufrimiento “ termina junto a la ermita de San Salvador ( 757 m ), precioso lugar a partir del cual iniciaremos un paulatino descenso para terminar alcanzando un estratégico cruce en el paraje de Gurutxeto ( 637 m ). En este punto la senda GR-225 se desdobla. Haciendo caso omiso de la “ variante “ de Usechi/Usetxi, continuaremos hacia Leranoz/Leranotz ( 615 m ), localidad perteneciente al Valle de Esteribar en la que desembocaremos rápidamente.
Desde esta pequeña población tomaremos Saigosko bidea, estrecho sendero que “ encajonado “ entre bojes, y en algunos tramos discurriendo a la sombra de los pinos, termina por alcanzar Saigos/Saigots ( 554 m ), punto final de esta primera jornada. 



¡¡¡ Ojo !!! No es recomendable hacer esta ruta tras época de lluvias. La bajada de Ezkaba, si en principio nos pareció que estaba muy embarrada, no fue " nada " en comparación con el tramo comprendido entre " el desvío hacia Aliseto " y la " ermita de San Bartolomé ", un verdadero " lodazal " de prácticamente 6 kilómetros que nos costó atravesar algo más de 2 horas, un verdadero " calvario " en el que perdimos mucho tiempo además de fuerzas. Esta ruta, en condiciones " normales ", creo que se puede hacer en unas 7 horas o incluso algo menos.
 


Desnivel: 830 m.  
Tiempo: De 7 h a 9 h
Distancia: 28´30 km aprox.
Inicio: Fuerte de Ezkaba
Epoca recomendada: Todo el año
Cimas: Travesía en la que no se ascienden cimas

Comenzaremos a caminar desde la puerta de entrada del Fuerte de Alfonso XII, más conocido como Fuerte de San Cristóbal, para desde esta alcanzar la carreterita que le da acceso y por su izquierda ( N ) tomar un estrecho sendero que deja a su paso un panel informativo sobre la ruta que vamos a realizar, La Fuga de Ezkaba.
Atravesaremos una amplia explanada, en cuya parte alta llamará nuestra atención el buzón montañero que señaliza la “ cima alternativa “ del monte Ezkaba ( 895 m ), ya que el punto más elevado queda enclavado en el interior del fuerte y al que, por lo tanto, no podremos acceder. Abierta  y bella panorámica.
Una marcada senda discurre junto a los fosos que defienden el fuerte por oriente y junto a estos buscaremos el poste indicador que, situado en la vertiente NW. del citado reducto defensivo, señaliza el comienzo de la “ teórica “ ruta que aquellos 795 presos utilizaron para escapar del Fuerte el Domingo 22 de Mayo de 1938.
Desde el citado poste indicador comenzamos un acusado descenso, primeramente por estrecho sendero para, en breve, desembocar en un camino más amplio y notorio. Continuaremos por la derecha ( NW ), en paulatino descenso, bajo un bonito y limpio pinar.
Alcanzamos el paraje de Las Peñas, lugar en el que el camino se bifurca y en el que un poste indicador señaliza el camino a seguir. “ Doblamos “ a nuestra derecha ( E ) para continuar por el amplio camino que de inmediato alcanza un paso canadiense.
En breve dejaremos atrás un segundo paso canadiense para continuar por la amplia y marcada pista. En todo momento perfectamente balizada con las balizas rojiblancas ( GR-225 ) nuestro camino deja a su paso una fuente situada a su orilla.
Continuamos un paulatino descenso en el que dejaremos a nuestro paso diferentes bifurcaciones, todas ellas · escrupulosamente “ balizadas.
En una de estas, concretamente en el paraje de Repondo ( 677 m ), destaca un poste indicador, lugar en el que abandonaremos al frente ( E ) la pista principal para torcer a la izquierda ( N ) efectuando un giro de 180º . Las balizas rojiblancas nos acompañan en nuestro paulatino y cómodo descenso. La pista se bifurca, momento en que continuaremos por la derecha ( NE ) para, de inmediato, dar alcance a la pequeña localidad de Garrués ( 610 m ).
Atravesamos esta pequeña población perteneciente al Valle de Ezcabarte por su única calle para, junto a la última casa situada en la parte baja del pueblo, torcer a la izquierda ( N ). Una calle enlosada da acceso a la casa Gure Ametsa y junto a esta pasa a convertirse en un amplio y marcado camino que, descendiendo entre campos, alcanza el cementerio de la localidad.
Por su izquierda ( N ) el camino continúa perdiendo altura paulatinamente para penetrar bajo el bosque de pinos y posteriormente discurrir entre campos. De esta manera alcanzaremos la Fuente de Abajo,  a la que aparece adosado un abrevadero, y junto a la que destaca la piscina de Orrio ( 530 m ). Un carretil cementado le da acceso y este será el que nos servirá para, en corto ascenso, dar alcance a la citada localidad. Orrio ( 530 m ), al igual que Garrués ( 610 m ), población perteneciente al Valle de Ezcabarte.
Cruzaremos la carretera NA-4210 que atraviesa la localidad para continuar al frente ( NW ) entre el cuidado caserío, dando alcance a la iglesia de la población, erigida en honor a San Juan Bautista.
Por su derecha ( E ) el camino cementado nos ayuda a abandonar la localidad para bifurcarse de inmediato. Continuaremos por la izquierda ( NW ) para rápidamente dejar a nuestro paso, sobre el camino, el cementerio de la población.
El vial cementado da acceso a un pabellón, momento en el que lo abandonaremos por la izquierda ( NW ) tomando el Camino de Eleki, el cual se bifurca algo más adelante. Las balizas nos “ invitan “ a continuar por la derecha ( NE ) para ganar altura paulatinamente. Nuestro camino atraviesa la regata de Eleki y nos adentra en el pinar. Un corto ascenso nos hará alcanzar la parte alta de este, momento en el que topamos con una encrucijada de caminos en un paraje que, a día de hoy, aparece talado.
Nuestro camino continúa al frente ( SE ) y de inmediato alcanza una nueva bifurcación en la que, por la derecha ( SE ), recibimos el Camino de Asketa procedente de la localidad de Maquirriain ( 538 m ), al que haremos caso omiso para continuar por la izquierda ( E ).
La pista discurre amplia y notoria y por ella descendemos cómodamente. Atravesamos un portillo que nos cierra el paso y en breve salvamos la Regata de Nagiz, pequeño riachuelo que atraviesa la pista. Tan sólo unos metros más adelante nuestro camino desemboca en el Camino de Sorauren, bifurcación en la que continuaremos por la derecha ( SE ) en suave descenso.
Topamos con un nuevo cruce en el que las dos pistas que se abren ante nuestros ojos aparecen “ cerradas “ por portillos. Continuaremos al frente ( SE ) en paulatino descenso por el camino de Nagizaldea, el cual termina por alcanzar el camino de Santiago “ Baztanés “ junto a la orilla del río Ulzama.
Seguimos por la izquierda ( N ) tomando el marcado camino jacobeo en dirección opuesta al sentido natural de la marcha. Tras corto discurrir por este amplio camino, lo abandonaremos por la izquierda ( N ) tomando el Camino de Sorauren, estrecho sendero señalizado con las balizas del Camino de Santiago y de la senda GR-225 que, encajonado entre pinos y vegetación de monte bajo, termina por alcanzar la pequeña localidad de Olaiz ( 524 m ), población perteneciente al Valle de Oláibar.
Un poste indicador señaliza el camino a seguir. Continuamos hacia la salida del pueblo para, antes de alcanzarla, tomar por nuestra izquierda ( SE ) el Camino de Olave/Olabe, el cual evita la carretera NA-4212 que da acceso a la localidad que acabamos de visitar.
El marcado camino atraviesa la citada carretera para continuar descendiendo entre campos, terminando por desembocar finalmente en el asfalto. Alcanzamos la carretera NA-4212 y por esta continuaremos en descenso para atravesar el puente que salva el río Ulzama.
La carretera se bifurca, momento en que tomaremos a nuestra izquierda ( NE ) para desembocar en la carretera N-121-A a la altura de Olave/Olabe ( 472 m ), población que al igual que Olaiz ( 524 m ), también pertenece al Valle de Oláibar.
Deberemos atravesar la transitada carretera N-121-A para seguir al frente ( E ) por la calle que, en ascenso, atraviesa la localidad. Un poste indicador señaliza el desvío hacia el cercano paraje en el que fallecieron fusilados aquel grupo que fue capturado en esta población.
Buscaremos la parte alta de la localidad, lugar en el que destaca la iglesia erigida en honor a San Pedro. Por encima de esta el camino continúa ascendiendo dejando a su paso una fuente. A las afueras del pueblo, nuestro camino abandona definitivamente el casco urbano atravesando entre un cuidado caserón y un pabellón ganadero.
Por encima de estos el camino se bifurca, momento en que continuaremos por la izquierda ( NE ). A escasos metros nos topamos con un nuevo cruce, lugar en el que volvemos a decidirnos por el camino de la izquierda ( N ), cerrado por un portillo de alambre.
Tan sólo caminaremos unos metros por este ya que de inmediato, un poste indicador señaliza el Camino de Lurzei, estrecho sendero recientemente recuperado. La senda asciende “ encerrada “ entre vegetación de monte bajo para desembocar en una amplia y herbosa campa en la que destaca un abrevadero.
En el extremo opuesto de la campa, el camino continúa bien marcado aunque de inmediato lo abandonaremos por la derecha ( E ) para introducirnos bajo los pinos. La estrecha pero marcada senda gana altura yendo a alcanzar una amplia pista, la cruzamos y seguimos de frente ( NE ) de nuevo por nítido sendero.
En breve desembocamos en un embarrado camino, lugar en el que todavía sin saberlo comenzaría nuestro “ calvario “. Continuamos por la izquierda ( N ) en suave ascenso para, de inmediato, alcanzar el desvío hacia la cima del monte Aliseto ( 921 m ). En un tronco cortado que asoma a la orilla del camino destacan los indicadores que señalizan la senda que busca la citada cumbre, a la que haremos caso omiso, y la que marca nuestro itinerario. Seguimos al frente ( N ).
En breve parece que el barro “ remite “, a la vez que damos alcance a un portillo. El camino gana en notoriedad y se convierte en una ancha pista que alcanza la parte alta de una alargada loma por la que deberemos caminar. Vuelve a aparecer el barro. Todo el ancho de la pista aparece cubierto por un barrizal que va a hacer que nuestro caminar resulte lento y pesado.
En los tramos más soleados parece que el barro remite pero tan solo será una “ alucinación “ que por lo menos servirá para dejemos de “ agobiarnos “ durante unos pocos metros.
Alcanzamos una pista más notoria, si cabe, la cual tomaremos por la derecha ( N ). Esta discurre entre los pinos haciendo que nuestro caminar resulte plácido. A la derecha ( E ) dejaremos una chabola de cazadores.
Nuestro camino alcanza una amplia explanada herbosa en la que aparece una marcada bifurcación, lugar en el que continuaremos por la derecha ( N ). La loma por la que caminamos sirve de límite “ natural “ entre los Valles de Olaibar y Esteribar.
Alcanzamos un nuevo portillo que nos cierra el paso, lo atravesaremos. El barro lo cubre todo y hace que nuestro caminar resulte lento y pesado. La considerable capa de barro y lo resbaladizo de este tramo hace que el esfuerzo por no caer sea constante. Nuevamente, dejaremos a la orilla del camino, una chabola de cazadores. Esta vez queda a nuestra izquierda ( W ) .
Además del barro, en algunos puntos, la amplia pista aparece totalmente cubierta por extensos charcos que ponen a prueba nuestra “ habilidad “ para atravesarlos.
Alcanzamos un desvío por la izquierda ( NW ) de la pista, las balizas nos invitan a abandonarla atravesando un portillo de alambre. La estrecha senda continúa por el bosque aunque, de inmediato, nos devuelve a la pista. Este pequeño “ rodeo “ evita un tramo de pista excesivamente embarrado. Damos “ fe “ de ello ya que en el lugar en el que retornamos a esta , a nuestra derecha ( SW ), destaca un portillo y un enorme charco que la cubre por completo.
Continuaremos por la izquierda ( NE ) mientras que el barro parece darnos un pequeño “ respiro “. Alcanzamos una marcada bifurcación en la que continuamos por la derecha ( NE ).
El barro remite paulatinamente aunque aparecen algunos charcos enormes que lo cubren todo. La pista se torna herbosa y nos permite “ relajarnos “.
Atravesaremos una amplia campa mientras que a nuestra derecha ( E ) asoma Errotariaren Borda, en ruinas. Todavía encontraremos a nuestro paso algunos tramos embarrados pero parece que esto definitivamente termina.
A nuestra derecha ( E ) vuelve a aparecer una borda en ruinoso estado, es Legarreko Borda. Caminamos por Bordetako bidea.
Poco más adelante dejaremos por nuestra derecha ( NE ) el camino que deja a su paso una borda situada en el interior de un prado cerrado con muretes de piedra.
La pista se torna herbosa y termina por alcanzar una amplia campa en la que destaca la ermita de San Salvador.
Unos pocos metros más adelante el herboso camino se bifurca. Un poste indicador nos invita a tomar por la derecha ( SE ) el camino que se introduce en el pinar para iniciar un suave descenso. Atravesamos un portillo y, tras salvar Oiarkoko Erreka, alcanzamos una marcada bifurcación. Continuaremos por la izquierda ( N ) por amplia pista.  
Damos alcance, en breve, a un nuevo cruce en el que continuaremos al frente ( NE ), haciendo caso omiso del camino que nace en ascenso por nuestra izquierda ( N ). Poco más adelante y tras las últimas lluvias, la pista parece anegada por completo. Por ella baja Astigardiko Erreka con abundante caudal. La campa que tenemos a la izquierda ( W ) servirá para “ eludir “ el problema y devolvernos nuevamente a la pista. Caminamos por Inbuluzketako bidea, amplio camino que tras atravesar una herbosa campa y salvar un portillo desemboca en una pista más notoria si cabe.
Continuaremos por esta hacia la derecha ( NE ) para en suave ascenso alcanzar el paraje de Gurutxeto ( 637 m ), lugar en el que por la izquierda ( N ) nace la “ variante “, también balizada, de Usechi/Usetxi, a la que haremos caso omiso.
Seguimos al frente ( NE ) en cómodo caminar por pista. Vemos asomar Leranoz ( 615 m ), y hacia allí nos dirigimos. La pista desemboca en la carretera NA-2531 que da acceso a la citada localidad aunque unos metros antes de llegar a alcanzarla nos desviaremos por un estrecho sendero que a la izquierda ( NE ), igualmente termina alcanzándola a la entrada de la población.
Evitamos el asfalto y nuevamente tomamos por la izquierda ( NW ) una herbosa y balizada senda que, encajonada entre bojes, accede a la población. Leranoz ( 615 m ), localidad perteneciente al Valle de Esteribar.
Atravesamos el pueblo por su calle principal dejando a nuestro paso la iglesia erigida en honor a San Andrés. Junto a esta hay una fuente.
Desde la parte alta de la localidad alcanzamos nuevamente la carretera NA-2531 que continúa hacia Usechi/Usetxi ( 804 m ). La atravesaremos para tomar al frente ( N ) Saigosko bidea, marcado camino que de inmediato se convierte en senda para discurrir “ encerrada “ entre bojes.
El sendero se introduce en el pinar para posteriormente bifurcarse, momento en el que tomaremos por la izquierda ( NE ) yendo a comenzar un paulatino descenso que nos hará alcanzar una pista cementada en el paraje de Goitiko Alor ( 570 m ). Nuestro destino, Saigos/Saigots ( 554 m ), asoma cercano.
Tomaremos la pista cementada por la izquierda ( SE ) para dar alcance, de inmediato, al cementerio de la localidad. En cómodo descenso desembocaremos en esta. Saigos/Saigots ( 554 m ), pequeña población perteneciente al Valle de Esteribar que va a servir de punto final a esta primera jornada.


Track del Itinerario


Fotos del Itinerario


Junto a mi compañero Joxerra en la entrada al Fuerte de Alfonso XII, punto de partida de esta travesía.

Inscripicón sobre la entrada al Fuerte

Panel junto a la entrada al Fuerte

Carretera que da acceso al Fuerte de Alfonso XII con el conjunto de antenas situadas en las inmediaciones de la cima de Ezkaba asomando al fondo. A la izquierda destaca un panel informativo y junto a este continuaremos

La Higa de Monreal asoma sobre la niebla que cubre el valle

Panel informativo y junto a este el camino que deberemos tomar

Detalle del panel informativo sobre la Fuga de Ezkaba

Detalle del panel informativo

Sobre el foso que rodea el Fuerte destaca una torre de vigilancia situada en el interior de este. El buzón montañero asoma en la parte exterior, hacia allí nos dirigimos

Dejamos, cerca de nuestro camino, las antenas situadas en la parte alta de Ezkaba

Con el buzóm montañero ( dcha ) destacando en primer término vemos asomar al fondo el vértice geodésico que señaliza la verdadera cima de Ezkaba, situada en el interior del Fuerte

Monolito en la cima de Ezkaba

Buzón montañero en la cima de Ezkaba

Historia del Castillo de Ezkaba

La niebla cubre el Valle de Ezcabarte/Ezkabarte. Garrués asoma en primer término, localidad hacia la que deberemos descender

Garrués asoma entre la niebla

Un marcado camino discurre paralelo al foso que rodea el Fuerte

Discurrimos por un amplio y marcado camino

Mirada hacia el foso que rodea el Fuerte

Un poste indicador destaca en el extremo septentrional del Fuerte

Baliza de itinerarios BTT

Alcanzamos el poste indicador situado en el extremo Norte de Fuerte, lugar en el que abandonaremos el amplio y marcado camino que lo rodea

Detalle del poste indicador. Como señaliza, deberemos continuar en dirección a Olave/Olabe

Un estrecho pero nítido sendero, perfectamente balizado, pierde altura en dirección al pinar

Nuestro sendero desemboca en una más ancha pista por la que continuaremos descendiendo tomando a la derecha

De inmediato alcanzaremos una marcada bifurcación en la que destaca un poste indicador. Estamos en el paraje de Las Peñas. Continuamos por la derecha

Venimos descendiendo por el camino de la derecha para trazar una cerrada curva de 180 º yendo a continuar por el camino que aparece a nuestra derecha ( izquierda en la foto )

Poste indicador en el paraje de Las Peñas

Nuestro camino, el Camino del Facero, continúa muy notorio

Cildoz/Zildotz asoma en el valle

Damos alcance a una fuente que aparece a la orilla de nuestro camino

Fuente a la orilla del camino

Las lluvias de los últimos días han dejado el camino muy " embarrado ". Alcanzamos una marcada bifurcación en la que haremos caso omiso del camino que asciende por la derecha para continuar por la izquierda

Nueva bifurcación, volveremos a hacer caso omiso del camino que nace por la derecha para continuar por la izquierda

Bifurcación y poste indicador en el paraje de Repondo. Venimos descendiendo por la pista de la izquierda. Efectuamos un giro de 180º para continuar por la pista de la derecha haciendo caso omiso de la que continúa al frente ( desde donde está sacada la foto )

Detalle del poste indicador

Las balizas seálizan nuestro camino mientras que al fondo asoma ya la iglesia de Garrués

Bifurcación, continuamos por la derecha

Rápidamente alcanzamos las afueras de Garrués

Panel informativo en Garrués

Panel informativo en Garrués

Iglesia de la Purísima Concepción

Atravesamos Garrués

Recogido rincón en Garrués

Casa palaciega en Garrués que data del año 1864

Inscripción en la fachada

Dejamos atrás el casco urbano de Garrués. Una fuente ( izda ) destaca junto a la carreterita

Antes de alcanzar la última casa de la localidad, situada junto a la carreterita que le da acceso, .....................

..................... tomaremos por nuestra izquierda ( derecha en la foto ) un amplio y marcado camino

El camino, con piso de losa, da acceso a la casa Gure Ametsa

Talla de madera en la fachada de la casa

El camino enlosado da paso a un amplio y marcado camino de tierra

Dejamos atrás la pequeña localidad de Garrués ( izda ) mientras caminamos bajo la vertiente septentrional de Ezkaba

Atrás queda la localidad de Garrués, en la que destaca la iglesia de la Purísima Concepción, en ruinoso estado

Damos alcance al cementerio de Garrués. El camino continúa por su izquierda

Nuestro camino, el Camino de Garrués, penetra en el pinar

Alcanzamos el valle, todavía cubierto por un ligero manto de niebla, para caminar entre campos

Ezkaba o San Cristobal asoma sobre la niebla

Orrio asoma cercano

Con Orrio asomando al fondo, nuestro camino se convierte en carretil cementado. En el lugar destaca la piscina de la localidad y, junto a esta, la Fuente de Abajo

 Fuente de Abajo

El camino cementado asciende hacia la cercana localidad

Panel informativo situado a las afueras de Orrio

Panel informativo situado a las afueras de Orrio

Detalle del panel informativo situado a las afueras de Orrio

Dejamos atrás el panel informativo y la piscina de la localidad mientras que Ezkaba asoma al fondo entre la niebla

Alcanzamos Orrio

Cruzamos la carretera NA-4210 que atraviesa la localidad para continuar al frente

A nuestro paso dejamos esta casa, en cuya fachada destaca un gran escudo

Detalle del escudo situado en la fachada

Iglesia de Orrio, erigida en honor a San Juan Bautista

Pórtico de entrada a la iglesia de Orrio

Torre de la iglesia de Orrio

Iglesia de Orrio, erigida en honor a San Juan Bautista. Nuestro camino continúa por su derecha

A las afueras de Orrio nuestro camino se bifurca, continuamos por la izquierda

Nuestro cementado camino deja a su paso el cementerio de la localidad ( dcha )

El camino cementado da acceso a un pabellón para " morir " en este. Metros antes lo abandonamos por la izquierda para continuar entre campos por el Camino de Eleki

Nuevamente nuestro camino se bifurca. Abandonamos el Camino de Eleki por la izquierda para continuar por la derecha en ascenso ( baliza en un árbol )

Nuestro camino atraviesa la Regata de Eleki

Nuestro camino discurre amplio y notorio. Entramos en el pinar

Salimos a terreno despejado. Encrucijada de caminos

Han talado numerosos pinos. Por nuestra izquierda haremos caso omiso del Camino de Anoz y del Camino de Abajo

A nuestra derecha destaca otra gran zona talada

Nuestro camino continúa al frente y de inmediato alcanza una nueva bifurcación. Por la derecha ( frente ) recibimos el Camino de Asketa procedente de la localidad de Maquirriain, al que haremos caso omiso para continuar por la izquierda

La pista discurre amplia y notoria y sobre esta asoma al fondo un " mirador "

Mirador que vemos asomar sobre nuestro camino

Dejamos atrás este portillo que cierra nuestro camino

Cómodo caminar por pista

Justo unos metros antes de alcanzar una marcada bifurcación, en la que desembocamos en el Camino de Sorauren, la Regata de Nagiz atraviesa nuestro camino

Desembocamos en el Camino de Sorauren y continuamos por la derecha en descenso

Bifurcación, nuestro camino, el Camino de Sorauren, continúa por la izquierda

El camino discurre en paulatino descenso

Se intuye cercano el fondo del valle

Nuestro camino alcanza la orilla del río Ulzama, momento en que torcemos a la izquierda

El camino continúa amplio y notorio en suave ascenso

Discurrimos por el Camino de Santiago " Baztanés " aunque en sentido opuesto al natural

Cómodo caminar entre pinos

Bifurcación, abandonamos el amplio camino que continúa al frente para tomar el sendero que nace por la izquierda

El sendero discurre entre pinos

Atravesamos un pequeño portillo que cierra nuestro camino

Olave/Olabe asoma en el fondo del valle bajo la Peña Berrondo

Caminamos entre pinos y vegetación de monte bajo

Los tejados de Olaiz asoman cercanos con Zuriain nevado al fondo

Nuestro sendero pierde altura bajo la vertiente oriental del monte Ostiasco

Bifurcación perfectamente señalizada

Olave/Olabe asoma cercano. Hacia allí nos dirigimos aunque primeramente deberemos alcanzar la pequeña localidad de  Olaiz

Alcanzamos Olaiz

Las balizas nos acompañan en nuestro discurrir por esta pequeña población

Olaiz, a nuestro paso dejamos bonitos rincones

Cuidado caserío en Olaiz, localidad enclavada bajo la vertiente oriental del monte Ostiasco

Baliza del Camino de Santiago en Olaiz

Poste indicador y fuente ( izda ) en Olaiz, continuamos por la derecha

Detalle del poste indicador situado en Olaiz

Hemos accedido a Olaiz por la estrecha calle que vemos a la derecha. Continuaremos por nuestra derecha ( izquierda en la foto )

De inmediato abandonaremos por la izquierda la estrecha carreterita NA-4212 que da acceso a esta pequeña localidad

Indicador señalizando nuestro camino, el Camino de Olave/Olabe

Dejamos atrás la pequeña localidad de Olaiz

Nuestro camino, en principio, es cementado aunque de inmediato cambio su piso a " tierra ". Al fondo asoma Olave/Olabe

Camino de Olave/Olabe, amplio y notorio

Atravesamos la carretera NA-4212 que da acceso a Olaiz

El Camino de Olave/Olabe atraviesa la carretera NA-4212 con Olaiz asomando al fondo

El Camino de Olave/Olabe se torna herboso

Perdiendo algo de notoriedad, el Camino de Olave/Olabe se encajona entre campos

Con Olave/Olabe asomando al fondo bajo la Peña Berrondo desembocamos en la carretera NA-4212. Continuaremos por esta

Unos pocos metros de asfalto por la carretera NA-4212 dando vista al puente que salva el río Ulzama

La carretera NA-4212 salva el río Ulzama

Río Ulzama. Después de las últimas lluvias baja muy crecido

Dejamos atrás el puente que salva el río Ulzama y nos topamos con una bifurcación. Seguimos por la izquierda

Al fondo asoma Olave/Olabe

Desembocamos en la carretera N-121-A. Deberemos cruzarla

Una vez salvada la carretera N-121-A accederemos a la localidad de Olave/Olabe

La calle asciende buscando la parte alta de Olave/Olabe

Mientras ascendemos hacia la parte alta de Olave/Olabe echamos una mirada atrás dando vista a Olaiz, al fondo

Panel informativo en Olave/Olabe

Detalle del panel informativo en Olave/Olabe

La Peña Berrondo destaca sobre los tejados de Olave/Olabe

Callejeamos por Olave/Olabe

Viejo caserón en Olave/Olabe

Poste indicador en Olave/Olabe. Dejamos por la derecha el desvío hacia la " Fosa de Olave/Olabe " para continuar, por la izquierda, hacia nuestro destino final en esta jornada, la localidad de Saigos/Saigots

Detalle del poste indicador en Olave/Olabe

Alcanzamos la parte alta de la localidad

En la parte alta de Olave/Olabe destaca la iglesia de la localidad, erigida en honor a San Pedro ( S.XIII )

Pórtico de entrada a la iglesia de Olave/Olabe

Por encima de la iglesia, a la derecha de la calle, destaca un fuente

Abandonamos Olave/Olabe por su parte alta

Ya a las afueras de la población, nuestro camino atraviesa entre un cuidado caserón ( dcha ) y un pabellón ganadero ( izda )

Desde la parte alta de Olave/Olabe divisamos la carretera N-121-A que atraviesa la localidad. Al fondo asoma Endériz bajo la bella silueta de Sarroa

Nuestro camino se bifurca, continuamos por la izquierda ..................

.................. siguiendo las balizas estratégicamente colocadas

Nueva bifurcación en la que volveremos a continuar por la izquierda teniendo, para ello, que salvar el portillo que cierra nuestro camino

De inmediato abandonamos la pista a la altura de un poste indicador, lugar en el que tomaremos el sendero, Camino de Lurzei, que nace por nuestra derecha

Detalle del poste indicador

Por debajo asoma Olave/Olabe y la carretera N-121-A

El Camino de Lurzei discurre " encajonado " entre vegetación de monte bajo

En la ladera oriental del monte Ostiasco queda enclavada la localidad de Olaiz, por la que hemos pasado hace un momento

Olaiz

El Camino de Lurzei atraviesa pequeños claros

Nos " encerramos " bajo un frondoso entorno

Alcanzamos una amplia campa

Un abrevadero destaca en el punto en el que desembocamos en la herbosa campa

Atravesaremos la herbosa y amplia campa siguiendo las balizas que señalizan el camino a seguir

Dejada atrás la herbosa campa, el camino continúa amplio y marcado

De inmediato lo abandonaremos por la derecha como indican las balizas

El estrecho sendero discurre entre los pinos

Las balizas señalizan escrupulosamente nuestro sendero

Desembocamos en una amplia y hoy anegada pista, la cual deberemos atravesar para continuar al frente como indica la baliza. Seguimos un nítido sendero

Volvemos a desembocar en otra pista que aparece muy embarrada. Continuamos por la izquierda en ascenso

A nuestro paso queda una bifurcación. Continuaremos al frente dejando por la derecha el balizado sendero ( SL ) que busca la cima de Aliseto

Indicadores en la bifurcación

Ganamos altura paulatinamente. Un portillo cierra nuestro camino

Salimos a terreno despejado, lugar desde el que divisamos al fondo la alargada loma de Ezkaba, punto de partida de este itinerario

Nuestro camino alcanza la parte alta de una alargada loma para discurrir entre pinos

Comienza nuestro " calvario ". La pista aparece completamente embarrada

Todo el ancho de pista aparece embarrado y encharcado

Parece que la cosa " mejora " o es lo que pensamos. Este tramo, algo más soleado, aparece un poco menos embarrado y se deja " pisar "

No hemos hecho más que empezar esta zona embarrada y ya casi no se ve el color de las zapatillas ............... y no sabíamos todavía lo que nos quedaba

Suave y corto descenso y damos alcance a una amplia y " seca " pista. Continuaremos por la derecha en suave ascenso

Agradable caminar entre pinos

A la derecha del camino dejaremos una choza de cazadores

Amplio claro en el bosque y bifurcación, continuaremos por la derecha

Portillo y paso. Caminamos por lo alto de la loma que sirve de muga " natural " entre los valles de Olaibar ( izda ) y Esteribar ( dcha )

Nuevamente aparece la pista completamente embarrada y así va a continuar durante unos cuantos kilómetros

A la izquierda de la pista dejaremos nuevamente una choza de cazadores

Caminamos por un lodazal

Algunos tramos aparecen completamente encharcados

Una baliza nos " invita " a abandonar la pista por nuestra izquierda

Para abandonar la pista atravesaremos un portillo, el cual dejaremos cerrado como indica el cartel

La senda discurre bajo el hayedo y " sin barro ". Esto ya es otra cosa

Volvemos a la " cruda realidad ", retornamos a la pista y " al barro ". La senda por la que hemos caminado ( dcha ) evita un tramo de pista que, como vemos, aparece completamente embarrado y anegado 

Parece que la cosa " pinta " algo mejor

Bifurcación, continuaremos por la derecha haciendo caso a la baliza ( izda )

Esto va " a peor ". La pista aprece completamente cubierta de agua

Algunos tramos, los menos, prodremos evitarlos por los lados

En otros tramos no va a ser tan fácil

Camapa herbosa, un pequeño tramo de " relax "

A nuestra derecha asoman unas ruinas

Es Errotariaren Borda

Los tramos embarrados se suceden

Legarreko Borda, en ruinas, aparece a nuestro paso a la derecha del camino

La pista gana en notoriedad. Caminamos por Bordetako Bidea dejando a nuestra derecha, como indica la baliza, .................

.................. este camino que discurre paralelo al muro de piedras junto al que destaca una borda

La pista gana en notoriedad 

Paulatinamente la pista deja de estar tan " embarrada "

Nuestro embarrado camino da alcance a otro portillo

Parece que definitivamente hemos dejado atrás el tramo " embarrado ". Calculo que desde el desvío a Aliseto han sido aproximadamente unos seis kilómetros de " barro ", distancia que nos ha costado recorrer algo más de dos horas. Lo dicho, un " calvario "

A la derecha del camino aparece la ermita de San Salvador

Ermita de San Salvador

Ermita de San Salvador

Inscripción en la puerta de la ermita de San Salvador

Dejamos atrás la ermita de San Salvador

Continuaremos por un amplio y herboso camino

De inmediato alcanzamos una marcada bifurcación en la que destaca un poste indicador. Continuaremos por la derecha

Poste indicador

Detalle del poste indicador

Nuestro camino pierde altura paulatinamente a la sombra de los pinos

La pista gana en notoriedad mientras acentúa su pendiente

Descendemos paulatinamente mientras damos vista a Usechi/Usetxi, localidad que asoma al fondo

Nuestro camino desciende hacia el pinar con Baratxueta asomando al fondo, cima en cuyas " faldas " queda enclavada la localidad de Usechi/Usetxi

Nuestro camino es muy notorio

Nuevamente damos alcance a un portillo que cierra nuestro camino

Tras dejar atrás el portillo deberemos atravesar Oiarkoko Erreka para posteriormente dar alcance a una bifurcación

Bifurcación, continuaremos por la izquierda

Continuaremos por amplio y marcado camino

Nueva bifurcación. Haciendo caso a la baliza ( izda ) seguiremos por la derecha

¡¡¡ Problemas !!! Nuestro camino ( dcha ) ha sido ocupado por un río y no exagero. No nos queda otra que continuar por la campa que asoma a nuestra izquierda

Astigardiko Erreka, después de las últimas lluvias muy caudalosa, discurre por el amplio camino. No podemos pasar

Pues nada, atravesamos la campa aledaña

Socorrido " puente " que nos ayuda a salvar Astigardiko Erreka . Queda claro que no somos los primeros que se topan con este " problema "

Astigardiko Erreka baja con abundante caudal

Astigardiko Erreka " desagua " en la pista y la convierte en río

La campa ( dcha ) nos ha ayudado a superar este " imprevisto "

Nuestro camino discurre entre  herbosas campas

Las últimas lluvias han hecho que fluya agua por todos los lados ( dcha

Este se está dando un baño

Otro portillo que deberemos atravesar. Caminamos por Inbuluzketako bidea

Inbuluzketako bidea alcanza una marcada bifurcación. Una baliza la señaliza. Continuaremos por la derecha

Por la derecha continuaremos por una gran pista

Caminamos entre pinos y prados

Estratégica bifurcación en la que destaca un poste indicador. Estamos en el paraje de Gurutxeto. Seguiremos al frente haciendo caso omiso de la " variante " que continúa hacia Usechi/Usetxi por la izquierda

Poste indicador en el paraje de Gurutxeto

Detalle del poste indicador

Leranoz/Leranotz, nuestro próximo objetivo, asoma al fondo

Leranoz/Leranotz, localidad perteneciente al Valle de Esteribar

Leranoz/Leranotz asoma sobre nuestro camino

Una baliza ( izda ) nos " invita " a abandonar la pista por la izquierda

Alcanzamos la carretera NA-2531 que da acceso a Leranoz/Leranotz aunque no la " pisaremos " ya que, siguiendo las balizas ( izda ), de inmediato la abandonamos por la izquierda

La baliza señaliza un " encajonado " sendero

El estrecho sendero evita el asfalto para ...................

.................. alcanzar Leranoz/Leranotz

Vivienda en Leranoz/Leranotz

Eguzkilore

Atravesamos Leranoz/Leranotz por la calle de San Adrián

Placa en la fachada de un gran caserón de Leranoz/Leranotz

Caserón en Leranoz/Leranotz

Junto a la calle de San Adrián destaca la iglesia de la localidad, ergida en honor a San Andrés

Fachada de la iglesia de Leranoz/Leranotz

Detalle del campanario de la iglesia de Leranoz/Leranotz y del reloj ( está parado )

Viejo caserón en Leranoz/Leranotz

Atrás queda la iglesia de Leranoz/Leranotz

Fuente y abrevadero en Leranoz/Leranotz

Casa Etxemendi en Leranoz/Leranotz ...................

................... como reza la talla de madera colocada en su fachada

Vamos atravesando esta pequeña localidad del Valle de esteribar

Alcanzamos nuevamente la carretera NA-2531 que continúa hacia Usechi/Usetxi ( izda ). La atravesaremos para continuar al frente, lugar en el que ya vemos la baliza que señaliza el camino a seguir

Salimos de Leranoz/Leranotz

Por la derecha de la carretera NA-2531 que continúa hacia Usechi/Usetxi, una baliza señaliza Saigosko bidea

Dejamos el asfalto para tomar un herboso camino, Saigosko bidea

El camino a seguir es muy claro

Saigosko bidea, en algunos tramos, se encajona entre los altos bojes

Atrás queda Leranoz/Leranotz

Nuestro camino, Saigosko bidea, se ha convertido en un estrecho pero marcado sendero. Atravesamos abiertos claros

En su mayor parte, Saigosko bidea discurre " encajonado " entre bojes

Saigosko bidea aparece escrupulosamente balizado

Bifurcación en el pinar, continuaremos por la izquierda

Nuestro sendero se estrecha más todavía pero continúa perfectamente notorio

Atravesamos en descenso un frondoso bosque de pinos

Salimos del bosque para continuar " encerrados " entre bojes. Damos vista a Zubiri

Volvemos a penetrar en el bosque

El sendero pierde altura paulatinamente

Alcanzamos una pista cementada en el paraje de Goitiko Alor, lugar en el que destaca un poste indicador. Continuaremos por la izquierda en dirección a la localidad de Saigos/Saigots que asoma cercana

Detalle del poste indicador

La pista cementada pierde altura paulatinamente en dirección a Saigos/Saigots

Zubiri asoma cercano

A nuestro paso dejaremos el nuevo cementerio de Saigos/Saigots

Entramos en Saigos/Saigots

Caserón en Saigos/Saigots

Placa en la fachada de un gran caserón de Saigos/Saigots

Frontón de Saigos/Saigots

Cuidado rincón en Saigos/Saigots. Casa Txapeta

Talla de madera en la fachada de la casa Txapeta Txiki

Casa en Saigos/Saigots

Parque infantil en Saigos/Saigots

Iglesia de Saigos/Saigots, erigida en honor a San Cristóbal

Junto a la iglesia destaca el antiguo cementerio de la localidad

Pórtico de entrada a la iglesia de Saigos/Saigots

Esperando en Saigos/Saigots a que vengan a recogernos

Escudo en la fachada de la casa del concejo de Saigos/Saigots

Casa del concejo de Saigos/Saigots, punto final de esta primera jornada



2 comentarios:

  1. Estupenda propuesta que ya me gustaría realizarla. Pero al ser una travesía es necesario dos coches, eso complica las cosas. En fin, es cuestión de estudiar el tema. De todas formas, para los que somos más rácanos, mantendría el formato inicial de 4 etapas.

    El artículo que nos presentas es magnífico, aportando mucha documentación interesante y fotografía de calidad. Vamos, qué viéndolo, parece un recorrido virtual. Valiosísimo documento.

    Seguiremos atentos a la siguiente entrega.

    Un saludo, campeón !!!

    Josean

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Qué tal Josean ?

      Siempre digo que cada uno debe " amoldar " las rutas a sus posibilidades, en cuanto a distancia, desnivel y sobre todo, como este caso, a tema de vehículo o lugar donde " hacer noche ", pero eso sí, procurando en todo momento disfrutar de lo que hacemos, objetivo primordial de nuestras salidas a la montaña.

      De momento me siento " cómodo " con rutas de 25 a 30 kilómetros aunque disfruto igual con mañaneras de 10 a 15 kilómetros y de vez en cuando me permito algún " exceso ", de ahí la idea de hacerla " íntegra " como hice con la " Vuelta al Valle de Malerreka " o la " Vuelta al Valle de Basaburua ".

      Como bien comentas, el " inconveniente " de las travesías es el tema del vehículo y yo, por suerte, cuento con mi " santa " mujer que para eso me ayuda mucho. No sé como me aguanta. Ahora debería estar haciendo la ruta " íntegra " pero ayer " la jefa " se cayó y se hizo un esguince en el tobillo, así que me he quedado sin " taxista ". Ahora toca cuidarla y de paso hacer un poco la " pelota ".
      De todas maneras, si algún día te animas, quiero que sepas que puedes contar conmigo en el tema de coche, a mí me queda relativamente cerca y por lo tanto no me supone esfuerzo alguno recogeros.

      En cuanto al reportaje, ya sabes que procuro ofrecer el mayor número de " detalles " aunque entiendo que casi siempre me " paso " con las fotos y el texto puede resultar aburrido.

      Bueno, ya estoy con la segunda " entrega " y espero publicarla en breve.

      Un saludo

      Eliminar