viernes, 20 de abril de 2018

Oteixon-Amaburu-Meateko Kaskoa ( Desde Oyeregui/Oieregi )

Elevándose sobre la vertiente septentrional del Valle de Bertizarana apenas destaca un modesto macizo que, extendiéndose de Oeste a Este, sirve de muga natural entre dicho Valle y Sumbilla/Sunbilla, municipio perteneciente al Valle de Malerreka que se extiende bajo su cara Norte, y el Señorío de Bertiz, extenso Parque Natural propiedad del Gobierno de Navarra.
Bertizarana es un pequeño valle de apenas 39 Km2   situado en la vertiente cantábrica de Navarra y enclavado entre el Valle de Malerreka ( W ) y el Valle de Baztán ( E ). Lo conforman los municipios de Legasa, Narvarte/Narbarte y Oyeregui/Oieregi, todos ellos bañados por el Bidasoa, río que cambia su nombre al entrar al valle dejando de llamarse río Baztán. Uno de los principales atractivos del valle es, sin duda, el Señorío de Bertiz, declarado Parque Natural en el año 1984 siguiendo los deseos de sus anteriores propietarios y cuya extensión es de aproximadamente 2040 ha.
De suaves formas y más que discreta altitud, en el macizo de Oteixon apena destaca la cima del monte que le da nombre, es decir, Oteixon ( 685 m ), la cumbre más occidental de esta pequeña “ cordillera “, y Meateko Kaskoa ( 650 m ), situada en el centro de la misma. Ambas están separadas por el abierto collado de Meate ( 558 m ), estratégico “ paso “ entre las dos vertientes del macizo.
Desde esta última cumbre de Meateko Kaskoa ( 650 m ), el macizo pierde altura decididamente en dirección Sureste yendo a morir a orillas del río Baztán allá donde cambia su nombre por el de Bidasoa, en el mismo lugar en el que confluyen las localidades de Oronoz-Mugaire, perteneciente al Valle de Baztán, y Oyeregui/Oieregi, perteneciente al Valle de Bertizarana. Es en esta vertiente del macizo en la que destacaríamos la “ pequeña cota “ de Amaburu ( 439 m ), cuya “ piramidal “ silueta se eleva sobre el habitual punto de acceso al anteriormente citado Señorío de Bertiz.
Bajo la vertiente occidental del macizo de Oteixon, separándolo del macizo de Mendaur y encajonado bajo los rocosos paredones del monte Askín/Axkín ( 557 m ), “ corre “ el río Bidasoa camino del Mar Cantábrico discurriendo paralelo a la “ concurrida “ carretera N-121-A y  “ bañando “ a su paso varias de las localidades de esta vertiente cantábrica de Navarra. 
Las laderas del macizo aparecen cubiertas de un frondoso arbolado en su parte baja así como en toda la zona “ lindante “ con el Señorío de Bertiz pero en la parte alta, la cada vez menor presencia de ganado ha hecho que las habituales zonas de pasto hayan sido paulatinamente “ colonizadas “ por vegetación de monte bajo, motivo por el que en muchas zonas, dependiendo de la época del año, nuestro caminar pudiera resultar “ no muy cómodo “.   
Desde el punto de vista montañero, el Valle de Bertizarana no cuenta con grandes y “ atrayentes “ cumbres, lo cual no es excusa para acercarnos hasta este pequeño y bucólico “ vallecito “ y, aprovechando su “ amable  “ orografía, disfrutar de este “ discreto “ conjunto de cimas que “ conforman “ el macizo de Oteixon.
Son variados los puntos de partida habitualmente empleados para las “ incursiones “ al macizo y por lo tanto para las “ no muy frecuentes “ excursiones montañeras. Desde la vertiente septentrional Sumbilla/Sunbilla ( 108 m ) sería el punto de partida más “ lógico “ mientras que Santesteban/Doneztebe ( 114 m ) o cualquiera de las localidades que conforman el Valle de Bertizarana lo serían desde la vertiente meridional.
Oyeregui/Oieregi ( 145 m ), la localidad más pequeña del Valle de Bertizarana, va a ser el punto de partida utilizado en esta cómoda “ mañanera “ en la que visitaremos el conjunto de cumbres que “ dan forma “ a este olvidado macizo, enclavado en los límites de uno de los parques naturales más visitados de nuestra tierra, el Señorío de Bertiz.

Señorío de Bertiz

El Señorío de Bertiz está situado al noroeste de Navarra, concretamente en el Valle de Bertizarana y cuenta con una extensión de 2040 ha., lindando al norte con Echalar, al este con el Valle de Baztán, al oeste con el término de Cuatro Pueblos y Bertizarana y estando bañado al sur por las aguas del río Baztán, viendo mutar su nombre a río Bidasoa justo a la entrada del Parque. Las primeras noticias del Señorío de Bertiz datan del año 1392 cuando Pedro Miguel Bertiz fue nombrado Merino Mayor de las Montañas por el rey Carlos III, el noble ( 1361-1425 ). El Señorío permaneció en manos de la familia Bertiz hasta el año 1898 en el que fue adquirido por Dorotea Fernández a cuya muerte fue heredado por su marido don Pedro Ciga Mayo, último propietario particular del Señorío. Este a su muerte, allá por el año 1949, legó la finca al Gobierno de Navarra con la condición de conservarla sin variar sus características y siendo utilizada exclusivamente con fines recreativos, educativos y científicos. En 1984 es declarado Parque Natural, existiendo en su interior, hoy en día, un jardín botánico con 126 especies de árboles y plantas de todo el mundo y el cual está situado en la parte baja del Señorío, siendo el resto de la finca una extraordinaria muestra de bosque atlántico. El punto más elevado del Parque Natural está situado en la cumbre de Aizkolegi ( 841 m ), cima coronada por un palacio de estilo modernista que fue mandado construir por don Pedro Ciga y en el que residía los veranos. Cada año visitan el Parque Natural 70000 personas, siendo Oronoz-Mugaire ( 150 m ) el punto habitual de acceso al Parque.

Valle de Bertizarana

Legasa

La población se encuentra distribuida en los dos barrios que forman el pueblo, Santa Leocadia y Cebería. Cabe destacar su iglesia neoclásica erigida en honor a santa Catalina ( S.XIX ) que cuenta con una cruz procesional de plata atribuida al orfebre pamplonés Luis Suescun ( S.XVI ). En el camino de Santesteban/Doneztebe, al lado del barranco Amuna, se encuentra la ermita de Santa Leocadia.

  *Fuente: Agrupación Turística Baztán-Bidasoa


Narvarte/Narbarte

Capital de Bertizarana, se levanta en la orilla derecha del Bidasoa. La iglesia erigida en honor a San Andrés está construida en piedra rojiza arenisca del país, tiene planta de cruz latina y cubierta con bóveda de cañón. Un puentee de tres arcos de piedra rebajados se levanta sobre el Bidasoa. En Narvarte/Narbarte también destacan los escudos en numerosas edificaciones y la existencia de alguna casa palaciana del S.XVIII con interesantes ventanas en ángulo. Resalta la casa Lakoizketa, un edificio rural que posee un arco en la entrada.

  *Fuente: Agrupación Turística Baztán-Bidasoa


Oyeregui/Oieregi

Situado en la orilla izquierda del Bidasoa y desde el que se accede, una vez atravesado el puente que comunica con Oronoz, al señorío de Bertiz. Casi todas sus casas lucen en sus fachadas el escudo del Valle, que representa una sirena con cabellos colgantes y los brazos levantados en los cuales tiene un peine y un espejo. En esta localidad se puede visitar la iglesia erigida en honor a San Juan Bautista. De origen gótico, tiene un retablo mayor formado por esculturas y relieves romanistas. Se accede al interior a través de un gran atrio. Lo más sobresaliente de la población es el Palacio de Reparacea, de origen medieval y que fue rehabilitado en el S.XVIII. Su fachada, típica de la zona del Bidasoa, tiene balcones corridos y torres a los lados. El edificio consta de tres alturas y se accede por un enorme portal. Muy próximo se alza el Puente románico de Reparacea.

  *Fuente: Agrupación Turística Baztán-Bidasoa


Itinerario

Tomando como punto de partida la localidad de Oyeregui/Oieregi ( 145 m ), comenzaremos a caminar desde el Palacio de Reparacea ( S. XVIII ) para, junto a este, atravesar el río Bidasoa por el puente medieval de Reparacea.
Haciendo caso omiso del portillo que por la derecha ( NE ) da acceso al Señorío de Bertiz, continuaremos por la izquierda ( W ) en dirección a Narvarte/Narbarte ( 138 m ) por un estrecho carretil asfaltado.
De inmediato, frente a la primera casa que encontraremos junto a la estrecha carreterita,  por la derecha ( N ) nace Otaltzuko bidea, camino que ganando altura en fuerte pendiente bajo el frondoso arbolado, terminará por desembocar en el paraje del mismo nombre, Otaltzu ( 360 m ).
Por la derecha ( E ), el camino busca el collado de Otaltzu u Otaltzuko Malangoa ( 380 m ) aunque antes de alcanzarlo, junto a una vieja calera situada fuera de uno de los prados, tomaremos la estrecha senda que desemboca en la parte alta de la loma de Amaburu ( 439 m ), cima que alcanzaremos sin dificultad reseñable.
Junto al murete de piedra y losa que delimita el Señorío de Bertiz descenderemos por su ladera septentrional para, ahora sí, desembocar en el collado de Otaltzu u Otaltzuko Malangoa ( 380 m ).
Una senda de ganado, bastante cerrada dependiendo de la época del año, gana altura discurriendo cerca de la discreta cota de Atakazar ( 508 m ) evitando visitarla.
Paulatinamente iremos ganando altura por la despejada ladera para terminar alcanzado nuevamente el murete de losa que delimita el Señorío de Bertiz. Junto a este desembocaremos en la cima de Meateko Kaskoa ( 650 m ).
Rápido descenso hacia el abierto collado de Meate ( 558 m ) para, desde este, tomar el estrecho sendero que, tras dejar a su paso un bunker, gana altura yendo a discurrir bajo la escabrosa vertiente oriental de Oteixon ( 685 m ) hasta alcanzar su tendida ladera SE. En “ cómodo “ ascenso alcanzaremos su cima.
Amenaza lluvia, así que, sin perder tiempo, continuaremos nuestro descenso por la vertiente opuesta a la de subida en busca de Arrondoko lepoa ( 616 m ), paraje en el que, decididamente, tomaremos el camino que paulatinamente irá perdiendo altura en dirección Sur para desembocar a orillas de la carretera N-121-A, en las inmediaciones de Legasa ( 130 m ).
Caminaremos paralelos a la citada carretera por un amplio vial cementado para rápidamente separarnos de esta yendo a discurrir entre el disperso caserío que, rodeado de verdes prados, se extiende por los alrededores de Narvarte/Narbarte ( 138 m ).
En plácido caminar terminaremos desembocando en el lugar en el que dio comienzo este itinerario, el Palacio de Reparacea ( S.XVIII ) en Oyeregui/Oieregi ( 145 m ).    


Desnivel: 675 m
Horario: De 3 h a 5 h 
Distancia: 11´6 km 
Inicio: Oyeregui/Oieregi ( Valle de Bertizarana )
Epoca recomendada: Invierno
Cimas: Amaburu ( 439 m ); Meateko Kaskoa ( 650 m ); Oteixon ( 685 m )


Iniciaremos este itinerario en la localidad de Oyeregui/Oieregi ( 145 m ), población asentada a orillas de la antigua carretera N-121-A y perteneciente al Valle de Bertizarana.
Estacionaremos nuestro vehículo en las inmediaciones del Palacio de Reparacea ( S.XVIII ) para comenzar a caminar en dirección al visible puente medieval que salva el río Bidasoa.
Ya en la otra margen, haremos caso omiso del portillo que por la derecha ( NE ) da acceso al Señorío de Bertiz para continuar a nuestra izquierda ( W ) por carretera asfaltada en dirección a Narvarte/Narbarte ( 138 m ).
De inmediato damos alcance a una vivienda de reciente construcción asentada junto a la orilla izquierda ( S ) de la estrecha carreterita, lugar en el que abandonamos el asfalto por la derecha ( N ). Frente a la citada vivienda nace un, en principio, no muy marcado camino, Otaltzuko bidea, que se encajona entre los muros de piedra que delimitan los prados y por el que en época de lluvia discurre una pequeña regata.
Al poco de caminar por Otaltzuko bidea deberemos atravesar el portillo que lo cierra para continuar un corto tramo “ encajonados “ entre prados. De inmediato nuestro camino se bifurca, momento en que abandonaremos por la izquierda ( N ) Otaltzuko bidea que continúa ascendiendo paralelo al muro de piedra que cierra el prado que tenemos a nuestra izquierda ( W ) pero que actualmente, a pesar de que en principio aparece “ limpio “, metros más adelante se va “ cerrando “ paulatinamente. Al frente, el camino da paso a una estrecha senda que parece encaminarse hacia el cercano muro de losa que delimita el Señorío de Bertiz aunque de inmediato tuerce a la izquierda ( N ) para continuar ganando altura paralelo a este.
Ascendemos bajo un frondoso arbolado para, en breve, desembocar en un camino mucho más notorio que proviene de la casa Albinea ( Narvarte/Narbarte ). Continuaremos ganando altura por la derecha ( N ) separándonos paulatinamente del muro que delimita el Señorío de Bertiz.
El camino, muy marcado, acentúa su pendiente y nos muestra en algunos tramos su antiguo piso de calzada mientras que “ ganamos metros “ en busca del paraje de Otaltzu, lugar en el que atravesaremos Otaltzuko Erreka para “ encajonarnos “ entre los muros de piedra que delimitan los prados que flanquean nuestro camino.
Alcanzamos un camino que viene por nuestra izquierda ( W ) y que tomaremos pero hacia la derecha ( E ), dando alcance de inmediato a Otaltzuko Borda. Sobre esta ya asoma nuestro primer objetivo de la jornada, Amaburu ( 439 m ).
El camino continúa hacia el cercano collado de Otaltzu u Otaltzuko Malangoa ( 380 m ) aunque a día de hoy aparece “ cerrado “ por los numerosos árboles caídos. Ante este “ contratiempo “, nada más dejar atrás Otaltzuko Borda, decido descender por la derecha ( S ) para entrar en los abandonados prados que se extienden bajo esta. Del prado inferior accedemos, atravesando el muro de losa que lo separa, al prado superior, en cuya parte alta asoma cercano el anteriormente citado collado de Otaltzu ( 380 m ). En la parte izquierda ( N ) del prado destaca, “ tomado “ por la vegetación, el viejo caserón de Otaltzu, actualmente en estado ruinoso.
En principio sin buscar alcanzar el collado de Otaltzu ( 380 m ), advertimos a la derecha ( S ) del prado una vieja calera que se mantiene en un óptimo estado. Nos acercamos a visitarla para posteriormente tomar por su derecha ( S ) una marcada senda que, en fuerte pendiente, gana altura por la despejada ladera septentrional de Amaburu ( 439 m ). Sin dificultad reseñable desembocamos en la loma cimera, en cuyo extremo occidental visitaremos el dolmen de Amaburu.
Dejamos atrás el citado dolmen para continuar ascendiendo yendo a alcanzar el muro de piedra que delimita el Señorío de Bertiz y que se extiende por la loma cimera. Caminaremos junto a este hasta alcanzar el punto en el que el citado muro traza un ángulo de 90º, lugar en el que comienza a descender hacia el collado de Otaltzu ( 380 m ). Muy cerca queda la cima de Amaburu ( 439 m ).
Para alcanzarla no tendremos más que superar el mencionado muro de piedra y ya en lo alto de la loma, en terreno del Señorío de Bertiz, continuaremos caminando hacia la izquierda ( E ) por terreno despejado pero algo “ cerrado “ por la vegetación de monte bajo. Sin dificultad reseñable alcanzamos el punto más elevado. Amaburu ( 439 m ), un hito de piedra señaliza la cima. Abierta panorámica hacia la vertiente meridional mientras que el frondoso bosque de Bertiz nos priva de panorámica alguna hacia el resto de vertientes.
Deberemos regresar hacia el muro de piedra que delimita el Señorío de Bertiz y en lugar de hacerlo por el mismo sitio por el que hemos alcanzado la cima de Amaburu ( 439 m ), evitando este “ farragoso “ tramo, lo haremos penetrando bajo el frondoso hayedo. Caminando bajo la rocosa “ repisa “ cimera, por terreno limpio, volvemos a alcanzar el muro de piedra que deberemos “ salvar “ para nuevamente salir del Señorío.
Ya en el exterior, una marcada senda que discurre primeramente paralela al muro de piedra y luego al muro de losa que delimita las tierras de Bertiz, termina por desembocar en el discreto collado de Otaltzu u Otaltzuko Malangoa ( 380 m ). Una antigua “ puerta de entrada “ a Bertiz destaca en el lugar. La vegetación de monte bajo se ha adueñado de este paraje.
Paralelos al muro que delimita el Señorío de Bertiz comenzaremos a caminar por un “ difuso “ sendero que de inmediato deja a su paso una borda en ruinas. En breve daremos alcance a Arribillagako Borda, cuyo tejado aparece “ hundido “ y por lo tanto también en ruinoso estado.
Por su izquierda ( W ) un, en principio, nítido sendero gana altura entre vegetación de monte bajo para paulatinamente ir perdiendo notoriedad. Procuraremos no perderlo o a lo sumo ir enlazando los numerosos senderos de ganado por los que seguiremos ganando altura bajo la vertiente meridional de la discreta cota de Atakazar ( 508 m ), cima que hoy no vamos a visitar.
En todo momento ascenderemos paralelos al muro que delimita el Señorío de Bertiz y aunque en algunos tramos, intentando evitar la vegetación de monte bajo que cubre la ladera, nos separamos ligeramente de este, lo volveremos a alcanzar ya en las inmediaciones de la cima de Meateko Kaskoa ( 650 m ), cumbre que alcanzaremos ya por terreno “ cómodo”.
Meateko Kaskoa ( 650 m ), un hito de piedras la señaliza. Situada junto a la alambrada que delimita el Señorío de Bertiz, la vegetación y los montes de mayor envergadura que la rodean, limitan en cierto modo la panorámica a disfrutar, algo más abierta hacia el Sur.
Continuamos nuestro caminar junto a los límites del Señorío aunque de inmediato lo abandonaremos para tomar una marcada senda que en acusada pendiente nos hará desembocar rápidamente el collado de Meate o Meateko lepoa ( 558 m ). Un poste indicador y un mugarri lo señalizan. En este lugar confluyen las tierras de Bertizarana con las de Sumbilla. Encontramos varios restos megalíticos en el entorno.
Atravesamos el collado de Meate ( 558 m ) para continuar en la misma dirección ( SW ) por encima del pequeño grupo de árboles bajo los que asoma Xuxeneko Borda, en ruinas. Si el helecho lo permite, deberemos encaminarnos siguiendo una no muy apreciable senda en dirección a un viejo bunker. Por encima de este, el sendero gana altura pareciendo encaminarse hacia los “ paredones “ que defienden la vertiente oriental de Oteixon ( 685 m ). El sendero cambia de dirección y discurre “ paralelo “ a estos ganando notoriedad paulatinamente en busca de la zona en la que la rocosa cresta nos deja alcanzarla.
Una vez en esta, el sendero, balizado en algunos tramos con hitos de piedras, nos facilita un cómodo ascenso hacia la cima de Oteixon ( 685 m ), cumbre que alcanzaremos sin dificultad reseñable. Oteixon u Oteitzoiana ( 685 m ), un vértice geodésico y un buzón montañero la señalizan. Abierta y bella panorámica.
Amenaza lluvia así que no pierdo mucho tiempo en la cima y reanudo la marcha para continuar descendiendo por la ladera opuesta a la de subida. Por terreno herboso, una discreta senda alcanza de inmediato una nueva borda en ruinas. La dejamos atrás para “ sortear “ un corto tramo de transitar entre rocas yendo a descender hacia Arrondoko lepoa ( 616 m ), paraje en el que, decididamente, tomaremos el camino que por nuestra izquierda ( S ) irá perdiendo altura paulatinamente paralelo a los restos de una vieja alambrada.
A nuestra izquierda ( E ) queda un frondoso pinar y metros más abajo, a la derecha ( W ) un pequeño grupo de hayas bajo las que destaca una borda.
El camino continúa perdiendo altura y en breve alcanza una marcada bifurcación en la que, haciendo caso omiso del camino que por la izquierda ( NE ) penetra en el pinar, seguiremos al frente ( E ) por una amplia pista.
En paulatino descenso la pista pierde altura por terreno despejado dejando a su paso Oteitzoiango Erreka. A partir de esta pequeña regata, la pista acentúa su pendiente y termina por desembocar en una pista más notoria.
Continuamos por esta en descenso hacia la izquierda ( SE ) aunque tan solo van a ser unos pocos metros ya que de inmediato, en una cerrada curva, la abandonaremos nuevamente por la izquierda ( SE ). Seguimos por una marcada pista en paulatino descenso hasta alcanzar un herboso camino que nace por nuestra izquierda ( NE ), momento en que abandonamos la pista para continuar por este.
El camino salva Abrako Erreka para continuar “ encajonado “ entre alambradas para, de inmediato, dejar a nuestro paso una borda. Volvemos a atravesar una pequeña regata, momento en el que nuestro camino se bifurca. Continuaremos por el que mantiene altura, es decir, el de la derecha ( SE ), para discurrir paralelos a la regata recién atravesada.
Nuestro camino da alcance a un portillo, el cual atravesamos para acceder a un amplio camino cementado por el que continuaremos en fuerte descenso. De inmediato nos topamos con una marcada bifurcación en la que, haciendo caso omiso del camino que desciende por la derecha ( SE ) atravesando bajo la carretera N-121-A en dirección a Legasa ( 130 m ), continuaremos por la izquierda ( NE ).
De inmediato dejaremos a nuestro paso un parque de arborismo para caminar paralelos a la anteriormente citada carretera N-121-A. Nuestro camino pierde altura en paulatino descenso para dejar a su paso, esta vez, un pabellón ganadero. Tan solamente unos pocos metros más adelante, antes de alcanzar un paso canadiense, nos desviamos por la izquierda ( NE ) para cruzar de inmediato un pequeño regacho. Junto al camino destaca una restaurada calera y junto a esta el camino se bifurca, momento en que continuamos por la izquierda ( N ) aunque a escasos metros alcanzaremos el lugar en el que el carretil cementado “ muere “.
Por la derecha ( NE ) nace un marcado camino que se “ encajona “ entre los muros de piedra que cierran los prados para de inmediato volver a alcanzar un nuevo carretil cementado. Bifurcación.
Dejamos por la izquierda ( W ) el camino que da acceso a la cercana Ontsariko Bordaxuri para continuar por la derecha ( E ). Poco más adelante alcanzamos un nuevo cruce en el que, dejando por nuestra derecha ( SE ) Iñaleko bidea, continuaremos al frente ( NE ), nuevamente “ encajonados “ entre prados.
Nueva bifurcación. Abandonamos por la derecha ( S ) Altzumeko bidea para seguir de frente ( NE ) dejando a nuestro paso, junto al camino, un viejo y ruinoso lavadero.
El carretil asfaltado por el que caminamos da acceso a las diferentes viviendas que vamos dejando a nuestro paso.
A los pocos metros topamos con una nueva bifurcación. Seguimos al frente ( NE ) por Herriko bidea, camino en principio asfaltado pero que posteriormente se torna cementado, dando acceso a el numeroso conjunto de viviendas que “ ornamentan “ este precioso paraje del Valle de Bertizarana.
Caminamos entre los muros de piedra que cierran los verdes prados en los que pacen plácidamente numerosas cabezas de ganado.
Desembocamos en un nuevo cruce y volvemos a continuar al frente ( E ) dejando a nuestro paso un pabellón ganadero.
Alcanzamos la casa Albinea, lugar en el que nuestro camino efectúa un giro de 90º para descender por la derecha ( SE ) por vial asfaltado. Este se bifurca a la altura de una cuidada área de esparcimiento en la que destacan una fuente además de mesas y bancos de piedra. Continuamos por nuestra izquierda ( NE ) dejando a nuestro paso una bella y restaurada calera.
 En plácido caminar, seguiremos por el estrecho carretil asfaltado que da acceso primeramente a la casa  Aitzateberea y posteriormente a la casa Aitzategorea, en cuya fachada destaca un escudo de piedra en el que llama la atención la imagen de una sirena con un espejo y un peine en cada mano, típica en los escudos del Valle de Bertizarana. Frente a la mencionada casa y a la orilla del camino, destaca una cruz de piedra.
Dejadas atrás estas casas, tan solamente unos metros más adelante, damos alcance a la vivienda de reciente construcción frente a la que, al inicio de este itinerario, abandonamos el asfalto para tomar Otaltzuko bidea.
Desde esta, y ya por camino conocido, no tenemos más que continuar por la carreterita asfaltada que nos devolverá al punto de partida, el Palacio de Reparacea en Oyeregui/Oieregi ( 145 m ).  


Track del Itinerario


Fotos del Itinerario 


Palacio de Reparacea ( S.XVIII )

Escudo en la fachada del Palacio de Reparacea

El Puente de Reparacea se sitúa junto al Palacio del mismo nombre

Puente de Reparacea

El Puente de Reparacea salva el río Bidasoa

Piso de calzada en el Puente de Reparacea

Río Bidasoa, cubierto por negros nubarrones " aguas arriba ", visto desde el Puente de Reparacea

Aguas " abajo " el cielo aparece con grandes claros

Mirada hacia el Palacio de Reparacea desde el puente homónimo

Atravesamos el Puente de Reparacea para continuar por la izquierda en dirección a Narvarte/Narbarte

Atravesado el Puente de Reparacea dejaremos a nuestra derecha el portillo que da acceso al Señorío de Bertiz

El Puente de Reparacea queda atrás con el Palacio homónimo asomando al fondo

El camino asfaltado discurre bajo verdes prados en los que pastan plácidamente los rebaños de ovejas

De inmediato, a la izquierda del camino, aparece una casa de reciente construcción

Frente a la casa nace por la derecha un marcado camino, el cual tomaremos

Fachada de la casa frente a la que abandonaremos el carretil asfaltado

El camino que tomaremos, Otaltzuko bidea, de inmediato se encajona entre prados

En primer término, junto al carretil asfaltado que acabamos de abandonar, destacan las casas Aitzategorea y Aitzateberea. Más tarde regresaremos por ahí

Otaltzuko bidea aparece muy marcado y en época de lluvia por este discurre, en corto tramo, un riachuelo

Encajonados entre los muros de piedra que cierran los prados, de inmediato alcanzamos un portillo que nos cierra el paso. Lo atravesaremos

El camino alcanza una discreta bifurcación en la que ...................

............... dejaremos por nuestra izquierda el marcado camino que discurre junto al murete de piedra que cierra el prado 

Deberemos continuar al frente por marcada senda discurriendo paralelos al más amplio camino al que acabamos de hacer caso omiso y a la pared que asoma al fondo y que viene a ser el límite del Señorío de bertiz

Bajo nosotros aparece, entre el arbolado, la casa frente a la que hemos tomado nuestro camino, Otalzuko bidea

Grandes losas " marcan " los límites del Señorío de Bertiz

Las grandes losas que " marcan " los límites del Señorío de Bertiz han dado paso a un muro de piedra y junto a este continúa ganando altura nuestro sendero

Nuestro sendero desemboca en un amplio camino mucho más marcado. Continuremos en ascenso por la derecha

Nuestro camino acentúa la pendiente ..................

.................... a la vez que gana en notoriedad

En algunos tramos nuestro camino muestra tramos de una antigua calzada

Narvarte/Narbarte asoma entre el desnudo arbolado

Conforme ganamos altura nuestro camino va perdiendo inclinación paulatinamente aunque mantiene una ligera pendiente

El amplio y marcado camino por el que vamos ascendiendo parece ir perdiendo notoriedad. Al fondo se intuye el collado de Meate o Meateko lepoa ( izda ) bajo Oteixon

El camino se ha transformado en amplia senda

Oteixon asoma al fondo

Aparece el Valle de Bertizarana con Narvarte/Narbarte en primer término mientras que el Valle de Ibargoiora asoma al fondo. Los caseríos de Urroz/Urrotz se extienden bajo las piramidales siluetas de Munazorrotz y Monaxketa ( dcha ), cimas que destacan en el horizonte

Atravesamos Otaltzuko Erreka

Nuestro camino vuelve a encajonarse entre los muros de piedra que cierran los viejos y, a día de hoy, abandonados prados que se extienden en el paraje de Otaltzu

A la derecha dejaremos a nuestro paso la " sucia y enmarañada " entrada al prado que se extiende bajo Otaltzuko lepoa, collado que asoma al fondo

Nuestro camino se bifurca, continuaremos por la derecha hacia la ya visible Otaltzuko Borda

Por la izquierda haremos caso omiso del camino, Meateko bidea, que asciende hacia el collado del mismo nombre

Continuaremos en dirección a la cercana Otaltzuko Borda 

Otaltzuko Borda y sobre esta Amaburu al fondo, primera de las cumbres a visitar en este itinerario

Pasamos junto a Otaltzuko Borda

Nuestro camino, Bertizeko bidea, aparece " cerrado " por un árbol caído, así que decido descender hacia los prados que tenemos a nuestra derecha

Amaburu asoma sobre los prados

Otaltzu, caserío en ruinoso estado, asoma cercano con Otaltzuko lepoa ( centro ) asomando al fondo 

Otaltzu aparece " tomado " por la vegetación y parte de su tejado está caído

Otaltzu

Ganamos altura por el " abandonado " prado en dirección a Otaltzuko lepoa aunque, de momento, no llegaremos a alcanzarlo

A la derecha del prado, fuera de este y en las laderas de Amaburu, queda enclavada una vieja calera

Calera en las inmediaciones de Otalzu. Continuaremos ascendiendo por su derecha

Un marcado sendero gana altura en fuerte pendiente

La primavera parece que ha llegado al Valle de Bertizarana. Bajo negros nubarrones asoman al fondo Oteixon ( izda ) y Meateko Kaskoa ( dcha )

Amenazantes nubarrones cubren el cielo mientras ascendemos por la vertiente septentrional de Amaburu

Otaltzu, en primer término, asoma bajo la ladera de Meateko Kaskoa mientras Oteixon ( izda ) aparece al fondo

Otaltzu va quedando abajo " camuflado " entre la frondosa vegetación

La loma cimera de Amaburu asoma cercana. Sus laderas, en esta época del año, aparecen " despejadas " pero el resto del año estarán cubiertas por los helechos

Dolmen de Amaburu, enclavado en la loma cimera

Por encima del dolmen de Amaburu aparece cercana la cima homónima

Muro de piedra en la loma cimera de Amaburu que delimita el Señorío de Bertiz. Caminamos junto a este

Una gran roca situada en la parte alta de la loma sirve de límite natural del Señorío de Bertiz

  Buscamos el punto más elevado, lugar en el que el muro que delimita el Señorío de Bertiz traza un ángulo de 90º.

En sencilla " trepada " deberemos salvarlo para ......................

.......................... acceder a la parte alta de la loma, ya en terreno del Señorío de Bertiz

Hasta lo alto de la loma " trepan " las hayas que cubren el Señorío de Bertiz. El terreno por el que debemos caminar aparece despejado de arbolado aunque cubierto por vegetación de monte bajo que hará algo " incómodo " nuestro caminar

Oronoz-Mugaire asoma en primer término con Peña de Alba ( izda ), Abartán, Saioa y Gartzaga ( centro ) asomando al fondo

Oronoz-Mugaire y el " nudo de carreteras " que lo evita

El Valle de Bertizarana se extiende bajo la vertiente SW. de Amaburu. Narvarte/Narbarte asoma en primer término con Legasa al fondo

Hito de piedras en la cima de Amaburu con Oteixon ( izda ) y Meateko Kaskoa ( centro ) asomando al fondo

Desde el hito que señaliza la cima de Amaburu continuaremos unos pocos metros más adelante por lo alto de la loma intentando buscar una panorámica un poco más " abierta ". Auza ( centro ) aparece en el horizonte

Oronoz-Mugaire

Narvarte/Narbarte con Legasa asomando al fondo

Negros nubarrones cubren la frondosa cumbre de Amaburu

Mugaire ( dcha ) y parte de Oronoz ( izda )

Oronoz

Oronoz-Mugaire asoma en primer término con Peña de Alba ( centro ), Abartán y Saioa ( dcha ) asomando al fondo

Oronoz-Mugaire asoma en el fondo del valle mientras que Auza ( izda ), Peña de Alba ( centro ) y Abartán ( dcha ) despuntan en el horizonte

Oronoz-Mugaire ( izda ) y Oyeregui/Oieregi ( dcha ), dos pueblos prácticamente unidos pero que pertenecen a dos valles diferentes, Baztán el primero y Bertizarana el segundo

El hayedo que cubre el Señorío de Bertiz de extiende bajo la vertiente septentrional de la loma cimera de Amaburu

Las rocas afloran en la loma cimera de Amaburu formando una pequeña " repisa "

Evitando el " incómodo " caminar por la loma cimera de Amaburu decido descender por la sencilla repisa cimera para caminar cómodamente por el hayedo

Caminaremos por el limpio hayedo paralelos a la rocosa repisa cimera de Amaburu

Rápidamente alcanzamos el punto en el que el muro de piedras que delimita el Señorío de Betiz traza un ángulo de 90º, lugar en el que anteriormente nos alzamos a la loma cimera

Hongo parásito

Si no me equivoco es un Polyporus Fomentarius o hongo yesquero

Hongo yesquero

Salimos del Señorío de Bertiz para descender paralelos al muro que lo delimita

En nuestro descenso por la ladera septentrional de Amaburu divisamos, sobre el collado de Otaltzu que se abre en primer término, la discreta " cimita " de Atakazar o Mallurketa ( centro ) con Meateko Kaskoa ( izda ) asomando al fondo

Meateko Kaskoa ( dcha ), en primer término, y Oteixon ( centro ) al fondo, nuestros próximos objetivos

  El muro de piedra que delimita el Señorío de Bertiz en la parte alta de Amaburu pasa a ser un conjunto de losas verticales

Un marcado sendero desciende paralelo a las losas que delimitan el Señorío de Bertiz

Atrás queda la cima de Amaburu, descendemos por su ladera septentrional

Otaltzuko Malangoa, antiguo paso situado en el collado de Otaltzu que daba entrada al Señorío de Bertiz

Ladera septentrional de Amaburu vista desde el collado de Otaltzu u Otaltzuko lepoa

Hacemos caso omiso del antiguo paso situado en el collado de Otaltzu que daba entrada al Señorío de Bertiz para continuar ascendiendo paralelos al muro que lo delimita

El terreno aparece bastante " cerrado " pero no es dificil seguir el sendero que continúa ascendiendo hacia nuestro próximo objetivo, Meateko Kaskoa

Dejaremos de inmediato a nuestro paso una borda en ruinas

Alcanzamos Arribillagako Borda

La senda continúa bien marcada

Atrás queda Arribillagako Borda

Ganamos altura por terreno despejado  

Damos vista al Valle de Bertizarana que se abre en primer término mientras que la borrasca aparece al fondo

La senda amenaza con desaparecer pero no es dificil seguirla mientras continuamos ascendiendo por las laderas de Atakazar o Mallurketa

El cielo se cierra pero la zona del Valle de Baztán, con Auza ( izda ) y Peña de Alba ( dcha ) asomando al fondo, aparece " libre " de lluvia

Estrecho pero marcado sendero en las laderas de Atakazar o Mallurketa

Alcanzamos la parte alta de la loma en el paraje de Mallurketa. Continuaremos ganando altura

Ascendemos por Meateko Bizkarra, un nítido sendero se " dibuja " paralelo a la alambrada

Narvarte/Narbarte aparece en el valle

La senda gana altura en fuerte pendiente por Meateko Bizkarra

Mirada atrás, nuestro sendero discurre paralelo al cercano muro de losa ( izda ) que delimita el Señorío de Bertiz

Larrazu ( centro ) asoma en primer término " escoltado " por Legate ( izda ) y Auza ( dcha )

Atrás queda, en primer término, la cota de Atakazar o Mallurketa ( izda ) y Amaburu ( centro ) mientras que al fondo asoman Auza ( izda ), Peña de Alba ( centro ) y Abartán ( dcha )

La senda alcanza la alambrada y caminamos junto a esta en un corto tramo

Oteixon destaca cercano en primer término con Mendaur y Mendieder asomando al fondo

El collado de Meate ( dcha ) asoma en primer término bajo Oteixon con Mendaur al fondo

Continuaremos ganando altura por las despejada ladera meridional de Meateko Kaskoa

Volvemos a ganar la parte alta de la loma, lugar en el que nuevamente nos topamos con la alambrada que delimita el Señorío de Bertiz

Con Mendaur ( izda ) asomando al fondo caminamos junto a la alambrada en busca de la cima de Meateko Kaskoa

Rápidamente damos alcance a la cima de Meateko Kaskoa

 Cima de Meateko Kaskoa con Abartán y Saioa asomando al fondo

Hito en la cima de Meateko Kaskoa

Desde el hito cimero de Meateko Kaskoa divisamos cercano Oteixon, nuestro próximo objetivo, mientras que al fondo aparece Mendaur, por donde vuelve a " pasar " otra borrasca

Dejamos atrás la cima de Meateko Kaskoa

Comenzamos el descenso de Meateko Kaskoa discurriendo paralelos a la línea de losas que delimitan el Señorío de Bertiz. Mendaur destaca en todo momento en el horizonte

Con un cielo muy cubierto comenzamos a perder altura hacia el collado de Meate que aparece en primer término bajo Oteixon ( centro ). Mendaur con Mendieder detrás asoman al fondo

Dejamos atrás Meateko Kaskoa

Mientras descendemos hacia el collado de Meate, Oteixon asoma en primer término

Collado de meate, abierto cuello que destaca en primer térmnio bajo Oteixon

Desde las inmediaciones del collado de Meate echamos una mirada atrás hacia Meateko Kaskoa, cima que acabamos de visitar

Collado de Meate o Meateko lepoa con Oteixon al fondo

Poste indicador en el collado de Meate

Detalle del poste indicador situado en el collado de Meate

Poste indicador en el collado de Meatecon Meateko Kaskoa asomando al fondo

Mugarri en el collado de Meate junto al camino hacia Sumbilla/Sunbilla, localidad cuyas tierras lindan con las del Valle de Bertizarana

Dolmen de Meate

Dolmen de Meate con Abartan y Saioa asomando al fondo

En el collado de Meate dejaremos a nuestro paso esta borda en ruinas

  Dejamos atrás el " solitario " poste indicador que destaca en el collado de Meate

Hacemos caso omiso del herboso camino que se dirige hacia el grupo de árboles, sobre los que destaca Oteixon y bajo los que se " resguarda " Xuxeneko Borda, para encaminarnos hacia el " inapreciable " bunker que apenas asoma en la ladera

Metaeko Kaskoa, en primer término, con Aizkolegi ( izda ) asomando al fondo

Bunker bajo la cima de Oteixon

Desde el bunker damos vista a la escabrosa loma desprendida desde la cima de Oteixon hacia la que deberemos encaminarnos

Sobre nuestras cabezas asoma la rocosa cumbre de Oteixon

Un discreto sendero se encamina hacia la escabrosa loma

Los buitres vigilan desde su atalaya

Meateko Kaskoa " escoltado " por Aizkolegi ( izda ) y Auza ( dcha )

El sendero asciende tímidamente buscando salir a lo alto de la escabrosa loma

Caminamos bajo la vertiente oriental de Oteixon

Metaeko Kaskoa, redondeado monte que acabamos de visitar y tras el que asoman Aizkolegi ( izda ), Legate y Larrazu ( centro ) y Auza ( dcha )

Resguardado de la tímida lluvia bajo una roca diviso abajo y en primer término Atakazar ( centro ) y Amaburu ( dcha ) mientras que al fondo asoman Legate ( izda ) y Auza ( centro )

El collado de Meate se abre en primer término con Azkua ( centro ) y Aizkolegi ( dcha ) asomando al fondo

Para de llover y dejo atrás mi " refugio ", esta roca que aparece en primer término. Meateko Kaskoa ( centro ) asoma cercano " escoltado " por Aizkolegi ( izda ) y Legate y Larrazu ( dcha )

Busco alcanzar lo alto de la herbosa loma

Ya en lo alto de la loma, bajo la otra vertiente, asoma Legasa mientras que por el horizonte se acerca otra borrasca

Con Mendaur ( izda ) nuevamente asomando al fondo, una marcada senda gana altura por la cómoda y herbosa ladera SE. de Oteixon

Gaztelu ( izda ), Donamaría ( centro ) y Oiz ( dcha ) asoman entre verdes prados bajo la borrasca

Intento darme prisa para alcanzar el ya visible vértice geodésico que corona la cima de Oteixon antes de que me alcance la lluvia

Vértice geodésico en la cima de Oteixon

Cima de Oteixon, señalizada por un vértice geodésico y un pequeño buzón. Al fondo asoman Peñas de Aia ( izda ) y Larhun ( dcha )

Buzón en la cima de Oteixon

Mirada hacia Sumbilla/Sunbilla desde la cima de Oteixon

Mendaur y Mendieder destacan sobre Sumbilla/Sunbilla

Sumbilla/Sunbilla

Mirada hacia Oronoz-Mugaire ( izda ) desde la cima de Oteixon. La borrasca comienza a cubrir Saioa ( dcha ) mientras que Abartan ( centro ) y Peña de Alba todavía escapan de ella

Con cielos muy " cubiertos " pero todavía " sin lluvia ", Oronoz-Mugaire asoma en el valle con Auza ( izda ) y Peña de Alba ( dcha ) en el horizonte

La borrasca se acerca mientras que comienzo mi descenso hacia la vertiente opuesta a la de subida

Atrás queda la cima de Oteixon

La borrasca pasa por Mendaur dirigiéndose hacia Sumbilla/Sunbilla

Herbosa vertiente occidental de Oteixon por la que desciendo lo más rápido posible

De nuevo comienza a llover, así que busco resguardarme bajo la roca que asoma al fondo ( dcha ) tras las ruinas de esta borda que aparece en primer término

En cuanto para de llover retomo mi camino junto a la borda en ruinas

La senda discurre evitando los promontorios rocosos que aparecen a nuestra derecha. Estamos en el paraje de Arrondoko Harmalak

La senda aparece en todo momento muy notoria

En primer término asoma Arrondoko lepoa, discreto collado hacia el que debemos descender

Parece que la borrasca ha pasado. Los montes de la divisoria de Belate asoman al fondo

Alcanzamos Arrondoko lepoa

desde Arrondoko lepoa un amplio y nítido camino nace por nuestra izquierda comenzando un acusado descenso

El camino parece perder notoriedad pero desciende bien marcado en el terreno

Oteixon asoma al fondo

Atrás queda Arrondoko lepoa, collado desde el que estamos perdiendo altura rápidamente

Perdemos altura paralelos a una, en algunos tramos, desaparecida alambrada

El camino vuelve a ganar notoriedad

La pendiente pierde inclinación a la altura de un grupo de árboles bajo los que aparece una borda

Dejamos atrás esta borda, situada junto a nuestro camino

El camino se ha transformado en pista y por esta continúa nuestro descenso

La pista de inmediato se bifurca, momento en que nosotros continuaremos al frente haciendo caso miso de la que tuerce a nuestra izquierda

Abandonamos la pista que penetra en el cercano pinar

Narvarte/Narbarte asoma en el valle con Peña de Alba ( izda ), Abartan ( centro ) y Saioa ( dcha )

La pista por la que descendemos gana en notoriedad

Se acerca una nueva borrasca con Santesteban asomando en primer término.

Santesteban asoma tímidamente en primer término

Legasa

La redondeada " cimita " de Arregi ( centro ) se alza sobre las localidades de Gaztelu ( izda ) y Santesteban ( dcha )

Gaztelu

Nuestro camino de descenso en algunos tramos se torna algo más herboso

La pista vuelve a bifurcarse, continuamos en descenso por la izquierda

En la parte baja del monte comienza a salir la hoja, la primavera ha llegado

Atravesamos un pinar

También nos adentramos en un joven hayedo

La pista traza una cerrada curva con Legasa asomando ya cercana

Arregi ( centro ), discreto otero bajo cuyas laderas confluyen los términos de Legasa, Santesteban e Ibargoiora

Nuestra pista desemboca en una más notoria. Continuaremos en descenso por la izquierda

Nuestro camino ( izda ) ha desembocado en una pista más amplia y notoria. Continuamos en descenso

De inmediato la pista traza una cerrada curva a la derecha, momento en la que la abandonaremos yendo a tomar el amplio camino que nace al frente

El amplio y marcado camino desciende en dirección a Legasa, localidad que asoma cercana

En el momento en que nuestro camino parece perder notoriedad lo abandonaremos por la izquierda yendo a tomar una más herboso

Salvamos Abrako Erreka para continuar " encajonados " entre las alambradas que delimitan el marcado camino

A nuestro paso, junto al camino, queda esta borda

El camino a seguir es notorio

El camino se bifurca, momento en que optamos por seguir el que continúa por la derecha

Ahora ya sí, comienza a llover con intensidad. Las ovejas pacen plácidamente en los prados que rodean Legasa

El camino se ha transformado en sendero para discurrir paralelo a la pequeña regata ( dcha ) que corre bajo este

Perdemos altura hacia un visible portillo

El portillo da acceso a una carretil cementado, el cual tomaremos

El camino cementado se bifurca. Haremos caso omiso del que desciende por la derecha atravesando bajo la carretera para acceder a Legasa. Nosotros deberemos continuar por el que asciende por la izquierda

Tras corto ascenso el camino cementado comienza un paulatino descenso

Sobre nuestro camino vemos asomar un parque de " arborismo "

Legasa asoma cercano al otro lado de la carretera N-121-A

A nuestro paso queda la entrada al parque de arborismo

Parque de arborismo

El desnudo arbolado deja ver los diferentes " circuitos " en los árboles

El camino cementado continúa su paulatino descenso discurriendo paralelo a la carretera N-121-A

Legasa

Junto al camino, dejaremos a nuestro paso un pabellón ganadero

A la altura de un paso canadiense y sin llegar a atravesarlo, tomaremos un camino también cementado que nace por la izquierda

El camino gana altura paulatinamente

Caminamos paralelos a un pequeño riachuelo

Un puente salva el cauce de la pequeña regata

Continuaremos en acusado ascenso dejando a nuestro paso una restaurada calera. Tras esta continuaremos por la izquierda

Calera restaurada recientemente

Damos alcance a esta borda, lugar en el que muere la pista cementada

La pista cementada " muere " pero por la derecha continúa un marcado camino

El camino se " encajona " entre los muros de piedra que cierran los prados

Nuestro camino vuelve a alcanzar una pista cementada, continuamos por la derecha ................

........................ haciendo caso omiso de la que por la izquierda da acceso a Ontsariko Borda

Continuamos caminando entre prados

La pista cementada se bifurca. Hacemos caso omiso de la que desciende por la derecha, Iñaleko bidea, para tomar el camino que continúa al frente ( izda )

El camino discurre entre fincas .................

................... y verdes prados

Amaburu ( centro ), la primera de las cimas " coronadas " en esta ruta asoma en el horizonte

Nueva bifurcación en la que seguiremos por la izquierda, volviendo a hacer caso omiso ..................

...................... del camino, Altzumeko bidea, que continúa por la derecha

A nuestro paso queda, en estado ruinoso, un viejo lavadero ( izda )

Nuestro camino, Herriko bidea, discurre entre bellas casonas de reciente construcción

Encrucijada de caminos, seguimos al frente haciendo caso omiso de los que nacen por la izquierda y derecha

Escudo en la fachada de la casa Altzuberea

Bifurcación junto a la casa Altzuberea, seguimos al frente ( izda )

Herriko bidea discurre entre los muretes de piedra que cierran los prados

Narvarte/Narbarte asoma cercano al fondo

La iglesia de Narvarte/Narbarte, erigida en honor a San Andrés, asoma sobre los tejados de la localidad

El camino cementado se " encajona " entre los muros de piedra que cierran los prados

Rebaños de ovejas en los prados que se extienden por los alrededores de Narvarte/Narbarte

Narvarte/Narbarte asoma cercano rodeado de verdes prados

Este ternero me mira sorprendido

Nuestro camino alcanza una nueva bifurcación, continuaremos al frente

Dejando a nuestro paso un pabellón ganadero, y en todo moemnto " encajonados " entre prados, caminaremos en dirección a Albinea ( centro ) y Bordakoa ( dcha ), casas que asoman al fondo

Plácido caminar entre prados

Cerezos en flor

Los cerezos han florecido

Flor de cerezo

Albinea

Han cerrado el camino. Están llevando las vacas desde el pabellón ganadero hacia el prado. Salvamos la " barricada " y continuaremos por la derecha

Descendemos dejando a nuestro paso la casa Albinea y .................

...................... Bordakoa

El camino, convertido en carretil asfaltado, se bifurca junto a una cuidada área de esparcimiento. Una fuente, mesas, bancos y una restaurada calera destacan en el lugar. Continuaremos por la izquierda

Las casas Bordakoa, en primer término, y Albinea, al fondo, destacan sobre el área de esparcimiento. La dejamos atrás

Dejamos a nuestro paso la restaurada calera

Preciosa calera

Las vacas de la casa Albinea camino del prado

Dejamos atrás la casa Aitzateberea

Vemos aparecer la casa Aitzategorea

Las vacas corren " encantadas " por el prado

Toca hacer " ejercicio "

Cruz de piedra a la orilla del carretil asfaltado por el que caminamos en dirección a Oyeregui/Oieregi. Asoma la casa frente a la que, al comienzo del itinerario, ....................

................... tomamos Otaltzuko bidea

Vemos asomar al fondo el puente de Reparacea

El Puente de Reparacea asoma cercano y junto a este el Palacio homónimo

Ya por " terreno conocido " nos encaminamos hacia el Puente de Reparacea

Puente de Reparacea

Panel informativo en las inmediaciones del Puente de Reparacea

Portillo que da acceso al Señorío de Bertiz. Hacemos caso omiso a este

Atravesamos el Puente de Reparacea, tras el que asoma el Palacio del mismo nombre

Damos vista al Palacio de Reparacea, lugar en el que dio comienzo esta ruta

Llueve con intensidad sobre el río Bidasoa

Río Bidasoa

Palacio de Reparacea ( S.XVIII ), punto de inicio y final de este itinerario